Archive Page 29

27
May
11

Gaslight Arcanum: Uncanny Tales of Sherlock Holmes

Este prometedor título es el de un nuevo libro dedicado a nuestro detective favorito, una recopilación de relatos preparada por Jeff Campbell y Charles Prepolec, con doce historias nuevas centradas en elementos sobrenaturales y arcanos en los que se ve envuelto Sherlock Holmes.

“El hedor de la morgue de París, la forma de la huella del diablo, páginas prohibidas arrancadas de un tomo infernal, la locura en la mirada de una mujer muerta, una voz perdida por debajo de las olas y la fría indiferencia de la alimentación de los insectos… ” Con estas palabras se describen algunos de los eventos que surgen a través de las 224 páginas que conforman este volumen que aparecerá editado por Edge a mediados de septiembre de 2011, a un precio en Amazon de 10,74 $.

Los autores convocados para esta cónclave maléfica son Stephen Volk, Christopher Fowler, Kim Newman, Paul Kane, Simon K. Unsworth, Tom English, Tony Richards, William Meikle, Fred Saberhagan, Kevin Cockle, Lawrence C. Connolly y Simon Clark.

25
May
11

Pasadizo – El Blog

Hola a todo el mundo. Algunos conoceréis pasadizo, otros llegaréis a él a través de esta noticia.

Pasadizo es una web que existe desde hace años, destinada al género fantástico en todas sus acepciones: cine, literatura, cómic… Desde hace pocos meses, además, nos hemos abierto también a lo que podría denominarse cultura “popular”, esto es, otros géneros como el policial, el western, la aventura… en las acepciones previamente citadas.

Ahora, aparte de la web, tendremos el blog. ¿Qué ofrecerá el blog con respecto a la web? En principio, nuestra intención es anunciar aquí las novedades que allí se den. Pero también nos dedicaremos a glosar elementos que allí no tienen cabida dada la estructura de la página, como podrían ser reseñas de libros. Aparte de esto, paulatinamente iremos incorporando más novedades, a meduda que se nos ocurran (o nos las pidáis).

Visitad, pues, a Pasadizo – El blog. Esperamos vuestras opiniones, sugerencias y comentarios. Y nos vemos también en Pasadizo – La web.

Carlos Díaz Maroto

23
May
11

“Sherlock” consigue dos premios BAFTA

Los premios BAFTA, concedidos por la British Academy of Film and Television Arts, celebrados ayer domingo 22 de mayo, otorgaron sus galardones anuales, con presencia de la ya mítica serie Sherlock entre los candidatos, que ha conseguido los premios a mejor serie dramática (las otras candidatas eran Being Human, Downtown Abbey y Misfits) y mejor actor secundario a Martin Freeman por su espléndido papel de doctor Watson. Aparte de ello, Benedict Cumberbatch, candidato como actor protagonista, perdió ante Daniel Rigby por Eric and Ernie.

19
May
11

Ha muerto Edward Hardwicke

El pasado 17 de mayo falleció el gran actor Edward Hardwicke, a la edad de 78 años. Interpretó a Watson en las series The Adventures of Sherlock Holmes (1984-85), The Return of Sherlock Holmes (1986), los telefilmes The Sign Of Four y The Hound Of The Baskervilles (1988), y las subsiguientes The Casebook Of Sherlock Holmes (1991) y The Memoirs Of Sherlock Holmes (1994).  En todas ellas, compartía protagonismo con Jeremy Brett, siendo producida esta macro-serie por Granada TV.

Hardwicke debutó en el cine en el clásico Dos en el cielo (A Guy Named Joe, 1943), de Victor Fleming, al lado de Spencer Tracy, y en televisión también destacó en un clásico como La fuga de Colditz (Colditz, 1972).

19
May
11

Sherlock Holmes y la boca del infierno

Autor: Rodolfo Martínez

Pie de imprenta: Madrid: Bibliópolis, 2007.

Colección: Bibliópolis Fantástica # 54.

Tercera incursión de Rodolfo Martínez en su particular recreación del mundo de Sherlock Holmes, tras La sabiduría de los muertos y Las huellas del poeta, y quizás la más inesperada al adelantarse a la anunciada Sherlock Holmes y el heredero de nadie. El propio autor relata al principio del libro la anécdota de cómo llegó a conocer la Boca do Inferno, en Portugal, y de cómo le impresionó, tanto en lo geológico como en lo “legendario” (el fingido intento de suicidio de Aleister Crowley), el lugar. Y la verdad es que debió quedar muy impresionado, pues a partir de tan interesante, pero algo parco, escenario ha construido una nueva novela sobre el detective en esa faceta cada vez más anciana que ya nos había ofrecido en las dos anteriores entregas; novela que se sustenta poco más que en el nuevo intento de Crowley de romper las barreras entre los mundos y en la decisión de Holmes de impedírselo. Una decisión que habrá de reportarle una dolorosa pérdida antes de poder alzarse con el triunfo, si es que lo hace. Lo cierto es que a mí me ha parecido que había poca “chicha” en el asador; que la idea, que muy bien podría haber dado para un excelente relato de cierta envergadura, está aquí estirada hasta un extremo innecesario. Así, nos encontramos capítulos enteros (Primera parte, capítulo V: “La señorita Violet Hunter”, por citar alguno) que son totalmente irrelevantes al no aportar absolutamente nada a la trama (sacando a la narración de ella, de hecho) y que parecen incluidos con la sola intención de alcanzar el número de páginas necesario para poder llamar a la obra novela y facturarla como tal. Peca aquí, creo, el autor de un cierto síndrome de “aprovechamiento del éxito” (quienes nos leímos las anteriores nos íbamos a comprar ésta casi con seguridad) y ha alargado de forma innecesaria una historia, por otra parte, no carente de interés en absoluto.

Dejando atrás este, sin duda, importante escollo, es de agradecer que Rodolfo Martínez no deja a un lado su buen hacer prosístico al que nos tiene habituados y lleva a cabo un buen ejercicio literario con el material del que dispone. Así, la historia se compone de tres partes con tres narradores diferentes (que se nos presentan como manuscritos o testimonios recibidos por el autor desde distintas fuentes) con estilos divergentes entre sí, de manera que parezca que, en efecto, están relatados por los diferentes protagonistas de los sucesos narrados. Asistimos a distintas voces, desde la del propio doctor Watson, con esa conseguida imitación del estilo de Conan Doyle (como ya hiciera en las dos anteriores) hasta la del antiguo irregular de Baker Street, Wiggins, que por momentos nos trae reminiscencias de Corso, el inquietante protagonista de su novela El abismo te devuelve la mirada (¿es casualidad que precisamente esa frase salga casi literalmente citada por Holmes en el interior de este libro? ¿Autorreferencialidad?) y que se convierte de alguna manera en un brillante homenaje a Rafa Marín y su también holmesiana novela Elemental, querido Chaplin (muy recomendable, por otra parte) de la que toma prestados algunos elementos encajándolos de forma perfecta en la trama.

Del mismo modo, el autor recupera personajes y hechos de las anteriores novelas para darles aquí un nuevo y mayor protagonismo. Caso especial es el de su particular “Superman”, que salido de las páginas de Las huellas del poeta, toma sobre sus fornidos hombros una mayor importancia y se convierte en parte esencial de la narración; si bien es cierto que a Martínez le viene de maravilla para poder justificar algunos de los saltos sin red que se producen en la historia y de los que difícilmente podría haber salido de otra manera. En este especie de homenaje a uno de sus personajes de cómic preferidos, Martínez dota de muchas (quizá demasiadas) similitudes a su “creación” con la del personaje creado por Shuster y Siegel; cosa que sin duda gustará a los seguidores del autor asturiano, conscientes sin duda de sus filias, pero que me consta que defrauda en cierto modo a los aficionados más “canónicos” del detective británico. Si ya en las novelas anteriores la presencia de los dioses primigenios salidos de la obra de Lovecraft rompían con el corpus holmesiano más “tradicional”, su unión aquí a la abierta intervención del superhombre aparta a La Boca del Infierno casi por completo del mismo. Lo cual, por otra parte, no es mala elección en visos de una cierta originalidad, aunque ya la sorpresa esté descartada por lo narrado con anterioridad.

En definitiva, se trata de un libro plagado de autorreferencias (incluso algunas al todavía no publicado El heredero de nadie), continuista con lo conocido en las anteriores entregas, que habría ganado bastante de no haberse estirado y haberse quedado en un formato más contenido, pero que no defraudará a los seguidores de la serie (aunque no sea aconsejable para quienes no hayan leído los anteriores, dada la peculiar idiosincrasia particular de la misma, plagada de detalles y referencias provenientes de anteriores novelas).

Santiago Gª Soláns

El presente texto apareció publicado originalmente en el blog Lothlórien (http://sagacomic.blogspot.com/), y se reproduce aquí con autorización de su autor.

17
May
11

Sherlock Holmes y las huellas del poeta

Autor: Rodolfo Martínez

Pie de imprenta: Barcelona: Bibliópolis, 2005.

Colección: Bibliópolis Fantástica; nº 28.

 

Julio de 1938. Empieza a vislumbrarse el final de la Guerra Civil española y William Hudson, espía al servicio del gobierno británico, se une a Sherlock Holmes, quien está haciéndose pasar por ayudante de un Lord inglés, en una búsqueda desesperada por encontrar las tres partes que componen el Necronomicon, y poder cerrar definitivamente un caso que quedó abierto hace mas de treinta años…

La esperada secuela de la excelente La sabiduría de los muertos por fin vio la luz. Mientras unos pensaban que Martínez iba a ser fiel al estilo de la primera entrega y que iba a continuar con una fidelidad casi obsesiva hacia Holmes y su universo, otros pregonaban que iba a seguir más la senda aventurera de Rafael Marín y su Elemental, querido Chaplin. Finalmente, parece que pudo más la segunda alternativa que la primera.

Una de las ventajas que tenía la predecesora de ésta es que, a pesar de la multitud de cameos y apariciones, de personajes tanto reales como ficticios, en mitad de la historia, estas parecían tener alguna función, más allá de la netamente decorativa. En aquella, Aleisteir Crowley o Arthur Conan Doyle tenían un peso, mayor o menor, y otras apariciones eran más de pasada o como mínimo no era necesario reconocerlos para seguir disfrutando de la novela. En este caso, Martínez se ha excedido, desde el punto de vista de un servidor, al hacer un popurrí casi mastodóntico de personajes reales, ficticios, del pulp, del cómic, del cine… Hasta que llega un punto que uno cree estar leyendo una novela a là Philip José Farmer, con todas las ventajas e inconvenientes que ello conlleva, que no un pastiche holmesiano al completo.

Así que –y si estás en esta página probablemente lo eres-, si esperas encontrar un pastiche riguroso, o encontrarte con el Holmes de toda la vida, es probable que te lleves una decepción. Esto es otra cosa, una especie de universo paralelo, donde el Detective, gracias a los poderes de la jalea real, se mantiene vigoroso a pesar de sus noventa y pico años de edad, donde se descubre que tuvo un romance realmente inimaginable con un personaje del canon, donde es un hombre de acción, con unos poderes mesmeristas que rozan lo sobrenatural, pero no un detective analítico, que vive en un planeta donde hoy puedes cruzarte con Superman, mañana con Doc Savage y al siguiente con Rick Blaine, de Casablanca.

Y es que el juego de las referencias es divertido cuando uno las pilla, y si no lo hace, por lo menos espera que no le torpedeen una narración que en este caso es de aventuras ligeras, muy cercanas a las películas de Indiana Jones, pero sin apenas trascendencia, si bien en este caso, y con demasiada frecuencia, al autor se le va de las manos, dejando que la historia de los personajes, cada uno de un universo diferente, interfiera demasiado en la narración principal. Es un puzzle, a veces divertido, otras irritante, donde la historia a veces parece que esté ahí para dar paso a la galería de intérpretes de la función, y no al revés, como sí hizo y con brillantez en su anterior novela sherlockiana.

Dividiéndolo por partes, la primera da la sensación de estar algo hinchada, pero es distraída, la segunda, para mi sorpresa (y “asumiendo” lo que leo, más cercano a un cómic de la Golden Age que no a un pastiche holmesiano), tiene un ritmo bastante más ágil y alguna escena memorable (como la aparición de H. P. Lovecraft), la tercera, el en teoría desenlace de la trama, no resulta demasiado brillante al estar repleta de situaciones manidas y deus ex machina recurrentes al espectáculo hollywoodiense, donde se revela la sorpresa de la identidad del villano, y donde el personaje que “salva el día” le va a dar un retortijón en el estómago a más de uno. Y la cuarta… quizá la más complicada de tragar para el seguidor del personaje, donde se le presenta un retiro muy diferente al que casi todos tenemos en la cabeza, y donde el epílogo es largo hasta la saciedad.

 Javier J. Valencia (Barcelona, España)

13
May
11

Ha muerto Jeremy Paul

El guionista Jeremy Paul ha fallecido el pasado 3 de mayo a la edad de 71 años, víctima de un cáncer de páncreas. Es especialmente conocido por su labor en las diversas series sobre Sherlock Holmes de Granada TV, con Jeremy Brett como protagonista, para la cual escribió nueve guiones, de los cuales “El ritual de los Musgrave” le reportó un premio Edgar y “El problema del Puente de Thor” una nominación.

Aparte de ello, dentro del universo sherlockiano también escribió una obra teatral titulada “The Secret of Sherlock Holmes” (1988), dirigida por Patrick Garland y protagonizada por Jeremy Brett nuevamente y Edward Hardwicke como Watson, compañero suyo también en algunas de las series de Granada. La obra tuvo más de cien representaciones en el West End, y el año pasado, de julio a septiembre, volvió a presentarse con Peter Egan y Robert Daws de protagonistas. Y en televisión, dentro de la mini-serie The Edwardians, escribió el episodio titulado “Conan Doyle” (1972), de John Howard Davies, con Nigel Davenport encarnando al escritor.

Fuera del ámbito holmesiano, escribió para otras series británicas como Journey to the Unknown, Out of the Unknown, La princesita, Arriba y abajo, Thomas y Sarah, Tales of the Unexpected y Sorrell e hijo, entre otras muchas. En cine escribió el guion de Countess Dracula [tv/vd/dvd: La condesa Drácula, 1971], de Peter Sasdy, parala Hammer.