Archive for the 'Televisión' Category

01
Dic
16

Galería de imágenes del “Sherlock Holmes” de Miyazaki editado por 39 Escalones

Sherlock Holmes – Serie Completa

Formato de imagen: 1.33:1 (original)
Formato de audio: 1.0 italiano y castellano
Subtítulos: castellano
País: España
Zona: 2
Tipo de estuche: Estuche plástico grueso con funda y cover ilustrada interiormente, conteniendo: 4 postales y 4 discos con la serie completa (26 episodios).

Agradecimientos a 39 Escalones y a Trek, autor del reportaje visual.

foto1

foto2

foto3

foto4

foto5

foto6

foto7

foto8

foto9

foto10

foto11

Comparativa de imágenes. En primer lugar, la actual de 39 Escalones; en segundo lugar, la que apareció en 2005 por parte de Suevia, sin subtítulos.

foto12

foto13

foto14

foto15

foro16

foro17

 

 

 

Anuncios
18
Oct
16

Próximamente, el “Sherlock Holmes” de Miyazaki, por 39 Escalones

En 2005 Suevia sacó la serie Sherlock Holmes, de Hayao Miyazaki, en DVD. La edición no satisfizo a los aficionados por la mala calidad de imagen empleada, así como por la ausencia de subtítulos. Ahora, el 29 de noviembre en concreto, aparece una nueva edición por parte de 39 Escalones, que subsana esos dos terribles errores, pues ofrece la imagen restaurada, y añade subtítulos a la versión original italiana (la japonesa no está disponible por cuestiones burocráticas).

3d-sherlock-holmes-miyazaki

Sherlock Holmes (Miyazaki), serie completa – pack DVD – 21,95 €

Aventuras animadas del gran detective Sherlock Holmes que, en el Londres de finales del siglo XIX, y acompañado de su inseparable Dr. Watson, luchan por desbaratar los malvados planes de su archienemigo el profesor Moriarty.

Producida por la RAI y encargada a la TMS (Tokyo Movie Shinsha), creada por Hayao Miyazaki y Marco Pagot, basada libremente en los personajes creados por Sir Arthur Conan Doyle.

-Serie COMPLETA REMASTERIZADA digitalmente.

AUDIOS: Castellano 1.0, Italiano 1.0

SUBTÍTULOS: Castellano

DURACIÓN: 26 EPISODIOS (624 minutos)

FORMATO IMAGEN: Fullscreen 1:33.1 (original)

  1. COLOR

 

10
Feb
14

“Sherlock” podría pasar al cine

Steven Moffat, creador de la exitosa serie Sherlock, protagonizada por Benedict Cumberbatch y Martin Freeman, ha declarado que no descarta que el producto televisivo pudiera dar el salto de la pequeña a la gran pantalla. Pese a ello, también asegura que no tiene muy claro si ese sería su mejor formato. “Hay algo especial en el hecho de que Sherlock esté en televisión”, ha afirmado. Con todo, en el caso de que se llegara a hacer, lo que es seguro es que los protagonistas volverían a ser los mismos de la serie. “Nos gustan Cumberbatch y Freeman para los papeles”, asegura. En la actualidad, Martin Freeman está enganchado a la franquicia El Hobbit, la trilogía de Peter Jackson, de la cual es el protagonista absoluto; también tiene previsto aparecer en la serie de televisión Fargo, adaptación del film homónimo de los hermanos Coen. Cumberbatch, por su parte, aparte de aparecer también en El Hobbit, ha participado en The Imitation Game, película de Morten Tyldum donde encarna al matemático Alan Turing, así como en dos filmes animados, Magik, que parece ser tendrá una larga post-producción y no se estrenará hasta 2016, y The Penguins of Madagascar, que está ahora en pre-producción. En todo caso, tras el éxito de la serie, el caché de ambos actores así como sus compromisos podrían poner en peligro, no ya esa traslación al cine, sino la propia serie en sí.

1888755_826119520747293_1047242727_n

30
Ene
14

Sherlock: superhéroe neoeduardiano

No es Estados Unidos el único país que ha exorcizado sus traumas reales y recientes a través de la ficción. Si el 11S late en multitud de películas, cómics, novelas y series de televisión desde ópticas que admiten la sublimación pop, el revanchismo, la paranoia oscura o la alegoría, también ha comenzado a hacerlo el 7J londinense, los atentados del metro en 2005.

skyfall_101112_1600

Lo ha hecho de un modo curioso, lanzando a la ficción popular británica, o britanófila, a la búsqueda de un paladín, un defensor, un superhéroe que encarne la britanidad. La última en llegar, Skyfall (Skyfall. Sam Mendes, 2012) es la que solidifica desde un nacionalismo rampante esta idea que, me permito, expuse aquí de manera más pormenorizada. En ella James Bond es recodificado desde su propio mito para convertirse en el superhéroe británico para el Siglo XXI, lo hace a partir de la referida sublimación de los atentados, de este mundo presente de amenazas difusas, ruido de fondo, estática ideológica y terrorismo fanstasmático encarnado en estas ficciones por agentes del caos, como se definía el Joker del británico Christopher Nolan; saga esta donde cristalizan a la perfección todas estas nociones.

Skyfall ofrece paralelismos más (o menos según se mire) que sorprendentes con respecto al tríptico de Nolan sobre El Caballero Oscuro; desde componentes ideológicos a citas visuales literales que, a su vez, el propio Nolan había reformulado desde la viñeta. Bond, así, termina por batmanizarse y sus némesis, en consecuencia por jokerizarse.

batman-the-joker

Pero decía que, aunque Skyfall exprese ese universo post 7J de modo más claro que nunca, ni era pionera ni era la más sutil, todo lo contrario. La búsqueda del superhéroe inglés ya se había iniciado antes y se divide en dos gemelos, de distintos grados de oscuridad y punto de partido compartido: el Luther de Neil Cross y el Sherlock de Mark Gattis y Steven Moffat.

Luther es un neonoir apocalíptico que sume a su antihéroe, al tiempo demoníaco y angélico consumido por su potencial psicopatía, en un mundo depravado y sórdido a más no poder. Un Londres de pesadilla que, como expresa el Batman de Nolan, es una ciudad que se merece un guardián como él. El propio Sherlock Holmes lo expresa en el último capítulo de la segunda temporada de la serie durante su enfrentamiento con Moriarty: puede estar de la parte de los ángeles, pero él no es un ángel. El Holmes de Moffat y Gattis se transforma, progresivamente en un caballero oscuro, estilizando incluso su ropa, transformada en un uniforme que ondea sobre los tejados de Londres… igual que Bond al final de Skyfall, igual que Luther esperando la mirad devuelta por el abismo, igual, claro, que Batman.

320-940_1

De manera sutil toda la segunda temporada de la serie ha sintetizado la adaptación deslocalizada de Conan Doyle con la oblicua de Batman en su búsqueda del superhéroe británico definitivo, uno que abraza la oscuridad, que debe operar al marge y hasta confundirse con los villanos. Pero no se trata solo de que Sherlock se batmanice –lícitamente por otra parte, después de todo Holmes es uno de los muchos referentes de ese patchwork de arquetipos que es el Murciélago- sino de que todo el universo planteado en la primera temporada adopta los rasgos de trasuntos del de Batman con Lestrade acercándose a Gordon, Holmes huyendo de la policía londinense como Batman de la gothamita en Año Uno o Batman Begings, Watson hibridando a Robin y Alfred dentro de su propia personalidad y Moriarty perdiendo la suya para emerger como Joker, como, otra vez, agente del caos que busca en Holmes/Batman la razón de su existencia en lugar de buscar, sencillamente, eliminar la única piedra que se interpone en su perfecto, matemático, engranaje criminal.

La serie propone un Moriarty farsesco y transformista, peligroso e implacable, dandy frívolo del mal cuya motivación no es tanto la destrucción de Holmes como el obligarle a dar el paso de transformarse en su contrafigura perfecta: el superhéroe de todo supervillano. Lástima que una relectura tan interesante, tan potencialmente fascinante del personaje, nada más corporeizarse, ay, en la primera temporada, aun sin definir como Joker, lo haga en la piel de un lamentable actor espástico que lo vulgariza hasta convertirlo en un payaso interpretado por un imitador malo de Gary Oldman sobreactuando (lo que es en sí mismo redundante) o en el triste villano de La jungla de cristal 5.

download (1)

Si en el plano, digamos ideológico, la serie, pienso, conecta con el presente a través de esta sublimación superheróica, también lo hace con el pasado en base a un neoduardianismo, tanto estético como político, que pretende devolver a Inglaterra al centro de la ficción popular al tiempo que emprende una reivindicación de sus mitos nacionales pop en clave retromoderna. No se puede disociar tampoco este Sherlock del hecho de que  Moffat y Gattis sean los últimos showrunners del Doctor Who, al cual también postulan como superhéroe inglés y cuya estética y voluntad es igualmente neoeduardiana. Ni tampoco de las referencias (contemporaneizadas, por supuesto) que pululan a lo largo de toda la serie con respecto a la legendaria Los vengadores, cumbre del pop-art catódico y la lisergia sixties; citas que van de lo estético –Mycroft, el propio Gattis, presentado por primera vez con la pose de piernas cruzadas apoyado en un paraguas y silueteado a contraluz, de espaldas a la cámara, en exacta reproducción de la icónica figura de Patrick MacNee, por siempre John Steed- a lo tonal –el juego como motivo central- pasando, por supuesto, por la filiación neoeduardiana.

Sherlock quizás esté rodeada de un entusiasmo, justificado debido a su carácter adictivo, que la sobredimensiona. Hay algo en ella que falta, un intangible, puede que los misterios se resuelvan con demasiada facilidad, puede que se abuse del “yo sé que tú sabes que tú sabes que yo sé” y los archiplanes y recontraplanes trazados en la sombra, también que algunas decisiones sean más llamativas que eficientes en su acabado (perdón por el barbarismo pedantón) flamboyant -hay un innegable exceso, una catarata de formalismos empleados sin mayor objetivo que el lucimiento por el lucimiento- y que incluso el tratamiento de algunos personajes sea discutible –pienso en Irene Adler del, por otra parte memorable capítulo “La mujer”, el mejor de la serie, donde la Catwoman de Sherlock/Batman termina por perder la personalidad independiente de su contrapartida literaria para no solo convertirse en una pieza del plan mayor de Moriarty, sino en una damisela en apuros salvada por el héroe en un final que fuerza el delirio más allá de lo conveniente- pero a cambio ofrece una brillantez en la caracterización/aclimatación del dúo protagonista y su entorno, simultáneamente chispeante y macabro, apoyado en un score memorable, especialmente la burlesca fanfarria que supone el tema de Holmes y Watson y que sin duda hubiera firmado Danny Elfman cuando era Danny Elfman o un joven John Barry, tan fidedigna en espíritu que, haciendo abstracción del Londres del presente, uno puede decir que sí, que esos son Holmes y Watson.

the_avengers_60s

Parte mérito de la magnífica escritura y caracterización, muy sutil, muy irónica, muy estilizada (mucho más de lo aparente), parte producto de un reparto prodigioso: Martin Freeman confirmando lo buenos que son él y su excelente timming de comediante, como el doctor John Watson y Benedict Cumberbatch revelándose como un insuperable Sherlock Holmes moderno por medio de una presencia hipnótica -mezcla de raro atractivo, edad indeterminada, voz de barítono y remarcable parecido físico al gran Nick Cave- que es un balance perfecto de electricidad y quietud.

Aunque quizás el mayor mérito radique en que toda esta transposición temporal no solo no compromete el sentido del delirio aventurero, ni la magnífica manera de pasear por lo imposible como si fuera la cosa más normal del original, sino que los amplifica a través de una deliciosa convocación del pastiche cultista con verdadera clase que revive, aunque solo sea por un puñado de capítulos tanto a Conan Doyle como a Brian Clemens, facilitando un encuentro que, por desgracia, nunca llegó a darse.

Adrián Esbilla

31
Oct
13

Whitechapel

whitechapel_g

Whitechapel es una serie británica que comenzó a emitirse en el año 2009, y compuesta hasta el momento de cuatro temporadas centradas en asesinatos producidos en el distrito de Whitechapel y el grupo policial que los investiga.

La característica más relevante y diferenciadora, que no única, es que no sólo en algunos casos las investigaciones muestran una clara relación de similitud con crímenes cometidos con décadas o siglos de anterioridad, sino que, con el transcurrir de la serie, los detectives se apoyan activamente, no sólo en archivos policiales, sino de igual forma en historias o crónicas, a veces sacadas del folklore, que guarden parecido con los asesinatos que investigan para poder hallar claves con las que resolverlos.

download

La serie, de excelente factura técnica, cosa que ya no es destacable dado el país de origen, apuesta por una atmósfera oscura y sucia. Los ambientes en los que se mueve la narración son fríos e inhóspitos, duros, depresivos o, simplemente, anodinos, pero raramente encontraremos un lugar que nos resulte cálido o seguro, y si hacemos un ejercicio de, siempre imperfecta, memoria, no nos vendrá a la mente cuando pensemos en Whitechapel al inspector detective Chandler caminando tranquilo en una soleada mañana de verano.

Cabe reseñar que uno de los elementos empleados para remarcar esta atmósfera insalubre son unas breves imágenes, acompañadas de un audio estridente, que se insertan entre escenas en las que vemos a víctimas sufrir, escenarios dantescos donde criaturas demoníacas se retuercen y nos miran amenazantes.

images

1ª temporada de 3 episodios. Tras producirse un asesinato en Whitechapel le es asignado encabezar el equipo de investigación local al ambicioso inspector detective Chandler, como un paso más en su meteórica ascensión en los cuerpos de la ley. Sin embargo el asunto amenaza con desbordarle a él y su equipo cuando suceden más muertes, que parecen indicar que el asesino es un imitador, un copycat, de Jack el Destripador.

 2ª temporada de 3 episodios. El arco se estructura alrededor de dos hermanos que están levantando un imperio criminal, con métodos que los asemejan a los gemelos Kray de la década de los sesenta, los cuales tuvieron a la ciudad en un puño.

whitechapel

 3ª temporada de 6 episodios. Esta vez encontramos tres casos de dos episodios de duración cada uno: el asesinato de un sastre y sus asistentes en su aparentemente inaccesible estudio, la aparición de partes de un cuerpo con signos de envenenamiento y una muerte en la que un testigo asegura haber visto al hombre del saco (bogeyman).

4ª temporada de 6 episodios. Aquí la muerte de un vagabundo parece tener relación con la brujería. Aparece un cadáver al que han desollado parcialmente  y por último en las alcantarillas es encontrado un cuerpo al que le faltan diversos órganos. Al igual que la temporada anterior, ésta se compone de casos de dos episodios de duración, aunque el arco que vertebra toda la temporada es más palpable.

 Whitechapel_03

Los dos personajes más interesantes, con el permiso de Edward Buchan, un “ripperologist” (experto en el Destripador), son el sargento detective Ray Miles y, en especial, el inspector detective Joseph Chandler. Ambos se nos presentan, como es habitual, con caracteres antagónicos; el primero es un policía experimentado a la vieja usanza, de trato directo y duro, algo vulgar. Por otro lado Chandler ha tenido una carrera fulgurante, es su primer caso de asesinato y ve éste como un escalón más en su ascensión en el cuerpo; de modales refinados, busca el control y el orden y cuida su aspecto e higiene personal hasta extremos que delatan un desorden psicológico.

Por supuesto ambas personalidades chocan, pero el desprecio inicial, en el caso de Miles compartido por el resto de oficiales de la unidad, se convierte en respeto mutuo y es interesante la relación que entre los dos se establece, habiendo un fuerte sentimiento de protección por parte de Miles para con su superior y su lucha por controlar sus fobias y el efecto que éstas causan en su vida no sólo personal sino también personal.

images (1)

Personalmente encuentro que la segunda temporada es el “patito feo”. Por un lado un personaje hubo de ser cambiado para justificar su presencia, detalle que no fue en absoluto de mi agrado, ya que creo que hay mantener la coherencia (¡Ojo! No hay que confundir el “realismo” con la coherencia, con las reglas que rigen el universo de una obra). Por otro lado, el caso a investigar es un relato de gángsters, brutal, pero sin ese toque oscuro de lo macabro que permeaba la primera temporada.

De hecho es posible que los guionistas tomaran nota y volvieran con decisión a dicha línea de lo siniestro que tan excelentes resultados dio en la primera temporada y que se ha convertido en “marca de la casa” de la serie. Decisión que considero completamente acertada, ya que encuentro que junto a la inicial, las temporadas tercera y cuarta son excelentes, especialmente esta última por dos motivos. Por un lado los casos, y las circunstancias de sus vidas personales, se han cobrado su precio en el equipo de investigación, en algunos casos desequilibrándolos gravemente.

whitechapel3-582x230

Por otro lado, reseñar el muy interesante camino por el que parecen haber apostado los guionistas en esta cuarta temporada y que, una vez finalizada, parece indicar que, aunque los crímenes son siempre causados por la mano del hombre, el universo de Whitechapel no es tan racional (no, nadie se ha puesto a levitar ni ha aparecido un vampiro enamorado).

Crucemos los dedos para que el año próximo podamos disfrutar nuevamente del sucio, peligroso y ¿preternatural? barrio de Whitechapel.

Lector de WoT

13
Jun
13

Reedición de la 1ª temporada de Sherlock… con algunos extras

La distribuidora Emon ha anunciado la re-edición de la primera temporada de la serie de la BBC Sherlock con la inclusión de algunos de los contenidos extra que reclamábamos hace un año.

Así, el nuevo pack de Sherlock – Primera Temporada (Edición Coleccionista) incluirá el episodio piloto “Estudio en rosa”, inédito en televisión, y un “cómo se hizo” de media hora. Se pondrá a la venta el 24 de julio de 2013 al precio de 30,95 €.

Eso sí, seguirán sin añadir los audio-comentarios de los episodios 1 y 3, así como el audio en inglés en 5.1. Seguramente los dejarán para el 2014 para volver a sacarnos el dinero. Una tomadura de pelo total.

sherlock-primera-temporada-blu-ray-original

03
Abr
13

Sherlock Holmes: los casos

Sigue adelante la edición, por parte de Llamentol, de la serie de televisión protagonizada por Jeremy Brett como Sherlock Holmes, y Edward Hardwicke como Watson. En esta ocasión se trata de Sherlock Holmes: los casos, editado en dos discos. El audio es en castellano e inglés, en sistema Dolby Digital 2.0, y cabe esperar que seguirán sin corregir el error y carecerá de subtítulos.

El contenido de ambos discos es el siguiente:

Disco 1: 
– La desaparición de Lady Frances Carfax.
– El caso del puente Thor.
– La vieja mansión de Shoscombe.

Disco 2:
– El misterio del valle Boscombe.
– El cliente ilustre.
– El hombre trepador.

74485