28
Dic
11

“Historias del ring”, por Arthur Conan Doyle

Título: Historias del ring

Autor: Arthur Conan Doyle

Traducción: Amando Lázaro Ros

Pie de imprenta: Madrid: Valdemar, 1995

Colección: El Club Diógenes; nº 17.

 

“La vieja lucha a puñetazos había sucumbido con escarnio y vergüenza, aplastada por la corrompida multitud de apostadores y de la maleantes que vivían al borde de las actividades” dice -en la clásica traducción de Amando Lázaro Ros- Arthur Conan Doyle, y no deja de ser revelador, e irónico, que ninguna de los cuatro relatos –escritos a lo largo de un periodo de veintidós años, de1899 a 1921– y agrupados bajo el título “Historias del Ring” (editorial Valdemar, 1994) transcurra entre las cuatro cuerdas.

En todos los relatos restalla, como no podía ser de otra forma, la facilidad de Conan Doyle para embaucar al lector desde el primer párrafo y llevarle “de la mano”, intrigado y fascinado por “saber lo que va a ocurrir”. Cada palabra, cada página despliega las virtudes del narrador de pura raza que fue el agente literario del doctor Watson, capaz de transmitir veracidad y verosimilitud para dejar al lector entregado y boquiabierto.

En “El amo de Crowley” (1899) la narración de la peripecia de cómo un joven aspirante a doctor se debe someter a participar en peleas clandestinas organizadas en los ambientes mineros se convierte en una reflexión sobre los opios de las masas y los barros sobre los que se erigen las fortunas y los prestigios.

Prestigios como el narrado en el “El descrédito de Lord Barrymore” (1912), en el que no es difícil adivinar la parodia de (su por otra parte amigo) Oscar Wilde y los inanes enredos de salón y juegos de palabras que, llevados al extremo, le acabarían por condenar. En este, felizmente redondo, cuento la sangre no llega al río y se limita a narrar –sin escatimar ironía y desdén- una ingeniosa escaramuza entre dos diletantes de la alta sociedad londinense que les lleva al travestismo y al desdoro.

Será otro tipo de venganza, agria y desolada, la narrada en el extraordinario relato “El Lord de Falconbridge” (1909) donde con mano maestra se muestra al lector la fría venganza de una mujer de la alta sociedad que, aún siendo maltratada, no puede recurrir a la justicia o ley que no sea la del Talión, y así lo hace, resarciéndose de su agravio, organizando una pelea fuera del cuadrilátero en la que no haya más honor que su satisfacción al presenciar la paliza que recibe el marido del que jamás se divorciará.

“El matón de Brocas” (1921) es el cuento que cierra el libro. Ya convertido en maestro narrador, Conan Doyle conjuga los rasgos del cuento de boxeo con los de la narración sobrenatural para contar un encuentro espectral, en un lúgubre paraje, habitado por un perro fantasmal. Sea el lector quien saque conclusiones, mas sepa tan sólo que el perro en un humilde terrier.

Delicioso libro, sutil y elegante, agrio e irónico, que reúne cuentos de argumentos tan descabellados e improbables que solo está al alcance de un maestro como Sir Arthur Conan Doyle hacerlos tan fascinantes como verosímiles y placenteros. Diga el Dr. Watson lo que diga de su agente literario.

Luis de Luis Otero

Anuncios

1 Response to ““Historias del ring”, por Arthur Conan Doyle”


  1. 28 diciembre 2011 en 16:13

    Lo tengo en mi colección, junto a los cuentos de piratas, de la antiguedad y todos los demás que ha publicado la santa Valdemar del maestro. Divertidos, inteligentes e imprescindibles todos ellos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: