01
Dic
11

Sherlock Holmes

 En 1985, Alianza Editorial publicó Los conjurados, libro que, a la postre, sería el último de Jorge Luis Borges, quien moriría solo unos meses más tarde. El poemario abarcaba “unas cuarenta composiciones” de las que el autor esperaba que atesorasen, al menos, “una sola línea secreta, digna de acompañarte hasta el fin”.

Es un libro sobrecogedor por la entereza con que el poeta (“absuelto de las máscaras que he sido”) aguarda fallecer (“en la muerte mi total olvido”) y entretiene la espera (“a mi penumbra el hábito del verso”) reuniendo sus últimos sueños (“fueron dones de la noche, o, más precisamente del alba”) , ordenando sus recuerdos (“el pasado es arcilla que el presente labra a su antojo. Interminablemente”) y aceptando, sereno, el irrevocable final (“… eres olvido. Eres también aquello que has perdido”).

El poema “Sherlock Holmes”, dado el tono elegíaco y onírico del libro, tal vez pudiera resultar discorde o inadecuado, o tal vez no. Reveladoramente situado hacia la mitad del volumen y compuesto en clásicas cuartetos alejandrinos, el recuerdo de la fascinación de Borges por el detective, su evocación como un eterno caballero andante, parece desprender al poeta de su ensimismamiento (“juguemos con el lodo”) y concederle un respiro dichoso (“También es nuestra suerte”) antes de devolverle (como corroboran los poemas de la segunda mitad del libro) a su resignada, aceptada y cruel desesperanza (“Solo me queda la ceniza. Nada”).

 Jabez Wilson

 

Sherlock Holmes.  Jorge Luis Borges

No salió de una madre ni supo de mayores.

Idéntico es el caso de Adán y de Quijano.

Está hecho de azar. Inmediato o cercano

lo rigen los vaivenes de variables lectores.

 

No es un error pensar que nace en el momento

en que lo ve aquel otro que narrará su historia

y que muere en cada eclipse de la memoria

de quienes lo soñamos. Es más hueco que el viento.

 

Es casto. Nada sabe del amor. No ha querido.

Ese hombre tan viril ha renunciado al arte

de amar. En Baker Street vive solo y aparte.

Le es ajeno también ese otro arte, el olvido.

 

Lo soñó un irlandés, que no lo quiso nunca

y que trató, nos dicen, de matarlo. Fue en vano.

El hombre solitario prosigue, lupa en mano,

su rara suerte discontinua de cosa trunca.

 

No tiene relaciones, pero no lo abandona

la devoción del otro, que fue su evangelista

y que de sus milagros ha dejado la lista.

Vive de un modo cómodo: en tercera persona.

 

No baja más al baño. Tampoco visitaba

ese retiro Hamlet, que muere en Dinamarca

que no sabe casi nada de esa comarca

de la espada y del mar, del arco y de la aljaba.

 

(Omnia sunt plena Jovis.1 De análoga manera

diremos de aquel justo que da nombre a los versos

que su inconstante sombra recorre los diversos

dominios en que ha sido parcelada la esfera.)

 

Atiza en el hogar las encendidas ramas

o da muerte en los páramos a un perro del infierno.

Ese alto caballero no sabe que es eterno.

Resuelve naderías y repite epigramas.

 

Nos llega desde un Londres de gas y de neblina

un Londres que se sabe capital de un imperio

que le interesa poco, de un Londres de misterio

tranquilo, que no quiere sentir que ya declina.

 

No nos maravillemos. Después de la agonía,

el hado o el azar (que son la misma cosa)

depara a cada cual esa suerte curiosa

de ser ecos o formas que mueren cada día.

 

Que mueren hasta un día final en que el olvido,

que es la meta común, nos olvide del todo.

Antes que nos alcance juguemos con el lodo

de ser durante un tiempo, de ser y de haber sido.

 

Pensar de tarde en tarde en Sherlock Holmes es una

de las buenas costumbres que nos quedan. La muerte

y la siesta son otras. También es nuestra suerte

convalecer en un jardín o mirar la luna.

 

1. Todas las cosas están llenas de Júpiter

Anuncios

8 Responses to “Sherlock Holmes”


  1. 1 belakarloff
    6 abril 2010 en 8:03

    Aquí tenéis otra de las aportaciones al “Sábado con Holmes”. Sirvió de inicio a todo, con esa presentación de Jabez Wilson y la mitad del poema. A mitad del acto terminó de leer el poema.

    Por cierto, Jabez, por un lado, gracias por la cesión, por supuesto. Por otro, creo que fuiste tú quien me pidió fotos. Bueno: todas inservibles. Han salido oscurísimas.

  2. 2 Jabez Wilson
    6 abril 2010 en 11:20

    Bela, gracias por publicarlo

    Solo añadir que la primera parte del poema ( que sirvió de palabras de bienvenida a la parte holmesiana de la velada) finalizaba con los versos :”su inconstante sombra recorre los diversos dominios en que ha sido parcelada la esfera” ; esos dominios de la esfera serían los frecuentados por los demás intervinientes.

    En cuanto a las fotos , es una pena.
    A ver si las de Manolo van mejor.

  3. 3 Quatermain
    6 abril 2010 en 13:01

    Un problema maravilloso, como no podía ser menos siendo Borges su autor.

  4. 4 Jabez Wilson
    6 abril 2010 en 13:34

    Lo es Quatermain, lo es

    Así que, con esas palabras “a mano”,a ninguno se nos pasó por la imaginación utilizar otro texto (hubiera sido, por otra parte, una vanidad pretenciosa)
    Lógico ¿no?

  5. 5 Quatermain
    7 abril 2010 en 18:41

    Me he dado cuenta de que escribí “problema” cuando quería decir, obviamente, “poema”. I’m sorry…

  6. 7 abril 2010 en 19:08

    ¡Que envidia que me dais de haber participado en tal acto!
    Felicidades también por la elección del poeta: siempre es un placer volver a Borges (sin ir más lejos, a finales de noviembre también publiqué este poema en mi blog).
    Las afinidades entre Borges y Doyle son un terreno de exploración apasionante.

  7. 7 belakarloff
    8 abril 2010 en 8:02

    Evil Preacher:
    Las afinidades entre Borges y Doyle son un terreno de exploración apasionante.

    Puessssss…. Ya sabesssssss….


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: