29
Nov
11

La venganza del sabueso

Autor: Michael Hardwick

Pie de imprenta: Madrid: Valdemar, 1994.

Colección: Los Archivos de Baker Street; nº 14

Título y fecha de publicación original: The Revenge of the Hound (1987, Byron Preiss)

 

En el verano de 1902, un vagabundo es atacado en Dartmoor por lo que parece ser la reencarnación del fantasmagórico sabueso de Baskerville, a la vez que se encuentra el esqueleto de Oliver Cromwell en unas excavaciones arqueológicas… y le roban la cabeza. Un Sherlock Holmes que se plantea muy seriamente su retirada y un doctor Watson a punto de contraer nupcias de nuevo se enfrentan a un complicado rompecabezas que incluye al mismísimo rey Eduardo…

 La mayoría de los pastiches más populares sobre la figura de Holmes, ya sean cinematográficos o literarios, incluyen variaciones sobre la figura del personaje y se esfuerzan por encontrarle romances, relaciones pasadas con personajes que según Conan Doyle están fechadas más tarde, especulaciones sobre sus padres o sus familiares… Algunos incluso han ido más lejos, como La última aventura de Sherlock Holmes, o Adiós, Sherlock Holmes. Toda esta guisa, de darle la vuelta al calcetín canónico, ha tenido en ocasiones excelentes resultados, y en otras mediocres. Pero cuando uno lleva ya leídos unos cuantos que usan y abusan de este tipo de historias, termina echando de menos una historia simplemente que muestre a Holmes y a Watson haciendo lo que mejor saben hacer, resolver casos, en vez de rebuscar en su pasado, o especular sobre su futuro.

Esto es, ni más ni menos, lo que ofrece esta entretenidísima novela de Michael Hardwick. Sí que es cierto que juega un poco con el canon, pero dentro de las normas que éste plantea -Watson encuentra un nuevo amor, la que será segunda (o tercera, según Baring Gould) esposa del médico desafortunado en amores-. Todo lo demás es casi lo mismo de siempre, solo que con mucho interés, con bastantes referencias a las historias originales de personaje (en especial El perro de Baskerville, y se recupera a algún personaje olvidado del canon, como el inspector White Mason, de El valle del terror, amén de los habituales Gregson o Lestrade), y un puzzle de acontecimientos que si bien no son del todo complicados de hilvanar (no es muy difícil adivinar quién es el villano de la historia) sí resultan muy distraídos al lector.

Lo que realmente funciona, y que el autor, a gusto de un servidor, ha captado a la perfección, es la interacción entre Holmes y Watson. Los diálogos entre ambos personajes son estupendos, muy fieles al original, y con algunos puntos de humor muy remarcables. También incluye un cierto punto de dramatismo en el personaje principal. Holmes no piensa en acabar su carrera debido a que su amigo vaya a casarse de nuevo, que es lo que parece en un principio… sino por algo más personal y que vale la pena leer.

Michael Hardwick ya había escrito varios pastiches, aunque sólo uno de ellos, la novelización de La vida privada de Sherlock Holmes (co-escrita junto con Mollie Hardwick), había sido editado en España, por la misma editorial y en la misma colección (y con anterioridad, en 1972, por Molino). Otros fueron The Private Life of Dr. Watson (1983), Sherlock Holmes: My Life and Crimes (1986), Prisoner of the Devil (1990), más una guía que analizaba el canon caso por caso, o The Complete Guide to Sherlock Holmes (1987). También escribió guiones para la serie de televisión que adaptaba el canon en los años 60, protagonizada por Douglas Wilmer (primero) y Peter Cushing (después), y tiene un best-seller en su haber, la novelización de la popular serie de televisión Tenko de primeros de los ochenta, co-escrita esta vez con Anthony Masters.

El habitual complemento de las ediciones de la colección de Valdemar en este caso se compone de dos estudios orientalistas sobre Holmes y la procedencia de la zapatilla persa, escritos de un modo bastante ilustrado e interesante por Juan A. Requena.

Añadir que, desgraciadamente, este fue el último número publicado por la añorada colección “Los Archivos de Baker Street”. Valdemar ha seguido desde entonces editando cosas de Holmes, como una nueva y cuidada reedición del canon o algún pastiche dentro de otras colecciones, como el que le enfrentaba a Arsene Lupin… Sin embargo sabe a poco, y ojalá en un futuro no muy lejano vuelvan a reabrir la serie.

Javier J. Valencia (Barcelona, España)

Anuncios

11 Responses to “La venganza del sabueso”


  1. 1 belakarloff
    28 septiembre 2009 en 9:56

    Nueva entrega correspondiente a otro título de la mítica colección de Valdemar. Es nuestra intención publicar reseña de todos los libros que salieron en esa colección, así pues toda ayuda será bien recibida.

  2. 2 Quatermain
    28 septiembre 2009 en 12:13

    Lo leí hace mucho tiempo, y la verdad es que no recuerdo nada de él (cosa que me suele ocurrir cuando el libro no me parece que valga la pena). Habrá que releerlo algún día…

  3. 28 septiembre 2009 en 15:24

    Buena reseña, el libro pinta genial. No soy afortunado poseedor de la colección de Valdemar, pero igual algún día…

    😀

  4. 4 belakarloff
    28 septiembre 2009 en 17:53

    Pues busca con fruición, porque es difícil conseguirla. En la tienda de Alfredo Lara -que la cerró, y ahora atiende en su propia casa- le quedan ejemplares.

    Pero no recuerdo su dirección…

    Y eso, si eres de Madrid.

  5. 30 septiembre 2009 en 10:00

    Una crítica excelente, de las que te animan a salir a buscar el libro. Lo malo, como comentáis, es eso, encontrarlo. ¡Suerte para los cazadores!

  6. 6 Luis
    3 octubre 2009 en 15:25

    La dirección de Alfredo Lara es Goya 99. De hecho, el dibujo que tiene enmarcado en la pared es mío (je)

  7. 7 Madrox
    29 octubre 2009 en 22:45

    Hace poco di saltos de alegría al encontrar por una libreria de segunda mano del casco antiguo de Barcelona uno de los de la colección Valdemar que me faltaba (uno de los dos de Julian Syms que no protagoniza Holmes, tampoco es que me corriera mucha prisa, pero bien de precio…). De tanto en cuando aparece alguno, y en Gigamesh ha habido, entran y salen de tanto en cuando, en especial los dos primeros (Baring Gould y “Hazañas”.)

  8. 8 belakarloff
    30 octubre 2009 en 10:22

    Me alegro de tenerte de nuevo por aquí, Madrox. Tus textos despertaron mucho interés aquí.

  9. 9 Er-Murazor
    7 enero 2010 en 16:12

    Acabo de leerme el libro (comprado precisamente en la tienda de Alfredo a finales de septiembre, junto con otros siete más de esta colección; por cierto que Alfredo me trató extraordinariamente bien, y todavía le debo un mail, agh)..

    Y suscribo plenamente la reseña de belakarloff. Tras leer pastiches donde Sherlock Holmes se cruza con los monstruos de Poe, con Arsenio Lupin, con Superman y estoy seguro de que algún relato habrá donde se encuentre con Conan el Bárbaro, es un placer encontrarse una novela donde, simplemente, Holmes y Watson son ellos mismos, viviendo en Baker Street, sin más estridencias.

    Es de alabar la audacia de Hardwick, porque su relato no trata de imitar coma por coma a Conan Doyle, y se nota en todo momento que no es el autor original el que escribe. Holmes y Watson tienen aquí una voz distinta a todo lo que yo haya leido sobre ellos (Canon incluido), pero sin embargo no desentonan. No es difícil creerse que a esas alturas de la vida (año 1903, con la Reina Victoria ya fallecida y el siglo XX metido en Londres) hayan evolucionado, ellos y su entorno, hasta alcanzar el punto que aquí se nos narra. Las formas no son victorianas, y Watson ya le ha perdido parte del “respeto” a Holmes, aguantando mucho menos que al principio sus excéntricas maneras. Pero sin embargo son ellos. Los secundarios sacados de los más diversos rincones del Canon aparecen también bien utilizados.

    Por criticar algo, diría que las referencias a las novelas del Canon me resultan metidas con calzador en numerosas ocasiones. No me imagino a Holmes hablando de casos pasados refiriéndose a los escritos de Watson, sino al caso en sí. Ahí el autor, en mi humilde opinión, peca un poco de “demasiado fan”. Pero es un detalle menor que en nada enturbia la obra, muy entretenida y que me dio un agradable rato de lectura ayer por la tarde.

    Siento el tocho. Es la primera vez que escribo aquí, pero ya había leido otras entradas del blog. De hecho, este fantástico blog y el encontrarme la tienda de Alfredo Lara por Internet fue lo que hizo que recuperara los libros de Valdemar. Sufriréis mi opinión en más posts, os lo aseguro. Pero intentaré ser más breve.

  10. 10 belakarloff
    8 enero 2010 en 11:44

    Hola, Er-Murazor. Ante todo, bienvenido a este blog. Al menos, en tu encarnación escrita, que en la leída por lo que veo ya eras un habitual.

    Er-Murazor:
    Y suscribo plenamente la reseña de belakarloff.

    Yo no he escrito ese texto. Si te fijas, ofrece una firma: Javier J. Valencia.

    Er-Murazor:
    Sufriréis mi opinión en más posts, os lo aseguro. Pero intentaré ser más breve.

    Me encantará sufrir tus opiniones, te lo aseguro. Y no es preciso ser breve: lo que dé de sí cada comentario.

    Un saludo.

  11. 11 sunara
    4 abril 2011 en 16:45

    A mi la verdad me resulto muy entretenido, creo que en “Estudio en Escarlata” aun tienen ejemplares de la edicion de Valdemar. Me falta por leer “un problema de tres pipas” pero en general la coleccion me parece bastante buena, aunque quizas influya en que la primera vez que la lei fue al encontrarla siendo poco mas que un crio en una biblioteca asturiana y tras pensar que ya habia leido todo lo publicado sobre Holmes (desconocia la existencia de pastiches)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: