09
May
11

Estudio en rojo

Título original: A Study in Scarlet

Dirección: Edwin L. Marin.

Productores: Samuel Bischoff, Burt Kelly, William Saal para K.B.S. Productions Inc.

Guión: Robert Florey, con continuidad y diálogos de Reginald Owen, sugerido por el libro A Study in Scarlet de A. Conan Doyle.

Fotografía: Arthur Edeson.

Montaje: Rose Loewinger.

Intérpretes: Reginald Owen (Sherlock Holmes), Anna May Wong (Mrs. Pyke), June Clyde (Eileen Forrester), Alan Dinehart (Merrydew), John Warburton (John Stanford), Alan Mowbray (Lestrade), Warburton Gamble (Dr. Watson), J. M. Kerrigan (Jabez Wilson), Doris Lloyd (Mrs. Murphy), Billy Bevan (Will Swallow), Leila Bennett (Daffy Dolly), Wyndham Standing (capitán Pyke), Halliwell Hobbes (Dearing), Tetsu Komai (Ah Yet), Tempe Pigott (Mrs. Hudson).

Nacionalidad y año: Estados Unidos 1933.

Duración y datos técnicos: 72 min. B/N 1.37:1.

Un hombre muere en extrañas circunstancias, y su viuda queda por completo desamparada en el plano económico, por lo cual acude a Sherlock Holmes para que descubra quién es el responsable de dejarla sin el dinero que cree le pertenece. Pronto, el detective andará tras la pista de una sociedad secreta, el Círculo Escarlata, cuyos miembros son asesinados poco a poco mientras el criminal deja sobre los cuerpos un papel con una estrofa de un poema sobre “Diez negritos”.

En 1933 el británico Reginald Owen encarnó por única vez al detective de Baker Street en esta película, tras haber sido Watson (papel para el cual estaba más físicamente adecuado) en Una aventura de Sherlock Holmes (Sherlock Holmes, 1932), dirigida por William K. Howard, y con Clive Brook como Holmes. Debió cogerle el gustillo al mundo de Conan Doyle con la citada, pues al año siguiente se embarca en esta cinta en la cual inclusive se encomienda a colaborar en el guión, que se acredita como “inspirado” en la famosa novela, si bien los productores sólo pagaron por los derechos del título, no por el argumento en sí. Este era el inicio de un intento de crear una serie de películas sobre el personaje, pero el proyecto no abarcó más entregas que la presente.

El guión, pues, tiene diálogos y continuidad por parte de Brook, con redacción del interesante Robert Florey, ocasional guionista pero sobre todo director, faceta en la cual destaca su espléndida (y libérrima) Doble crimen en la calle Morgue (Murders in the Rue Morgue, 1932), malsana y atmosférica recreación del cuento de Edgar Allan Poe donde aparece el detective precursor de Holmes, Auguste Dupin, y aportación al mítico ciclo de terrores de la Universal en la época. La historia, como dijimos, no tiene nada que ver con lo relatado por Doyle, siendo una creación totalmente original de Robert Florey, en la que una serie de personajes van siendo asesinados mientras en sus cuerpos se dejan notas que contienen una estrofa de una rima infantil sobre “diez negritos” (en algunas fuentes se refiere que lo descrito en el poema es sobre “ten little fat boys”, mientras que en la copia que he visto se lee perfectamente “ten little black boys”). La rima original se conoce hoy día centrada en “diez soldaditos” o “diez ositos”, por corrección política, pero con anterioridad se refería a diez negritos o a diez inditos, un antiguo poema tradicional que se publicó por primera en 1868 por Septimus Winner como “Ten little Injuns”; posiblemente en 1869 Frank J. Green lo adaptó como “Ten Little Indians”, y se hizo muy popular en toda Europa.

Este elemento recordará al lector a una novela de Agatha Christie, Diez negritos. En efecto, la escritora inglesa escribió la novela que apareció por vez primera en el Reino Unido como Ten Little Niggers el 6 de noviembre de 1939 por Collins Crime Club, y después en Estados Unidos en enero de 1940 como And Then There Were None. En la versión inglesa se hablaba de diez negritos, y la acción tenía lugar en Nigger Island, mientras que en la versión norteamericana se traslada la acción a Soldier Island. En todo caso, el elemento de la rima, como hemos visto, ya estaba presente en esta película, así como un fundamental hecho al final que no podemos desvelar, pero que también es idéntico en la novela de Agatha Christie. Al respecto, Florey declaró: “Dudo que Agatha Christie viese A Study in Scarlett, pero supondría un cumplido si le hubiese servido de inspiración”. Muy diplomáticas palabras.

Anecdóticamente refiramos algunos detalles más. Así, el año anterior a la presente, la MGM estrenaba la espléndida película La máscara de Fu Manchú (The Mask of Fu Manchu, 1932), dirigida por Charles Brabin y Charles Vidor, basándose en la saga literaria de Sax Rohmer sobre el malvado oriental (trasunto obvio del Moriarty de Doyle), a quien se enfrentan el detective de Scotland Yard Nayland Smith y su ayudante y narrador de las historias, el doctor Petrie (nuevos y obvios trasuntos de Sherlock Holmes y el doctor Watson). En esa película, los guionistas, Irene Kuhn, Edgar Allan Woolf y John Willard, decidieron prescindir del doctor Petrie, posiblemente asumiendo que era un mero recurso literario con el fin de narrar las incidencias y para que Smith fuese explicando algo al personaje y, por ende, al lector. Aquí no se podía hacer lo mismo, dada la enorme celebridad de Watson, pero el personaje es muy dado de lado, tanto por los personajes como por la propia narración, de ahí que en los créditos aparezca tan avanzado, por debajo incluso de Lestrade (en los créditos Lestrede). Añadamos también que la acción se ambienta en Londres, pero en la actualidad al rodaje del film, recurso que después asumiría el célebre ciclo sobre Holmes realizado por la Universal con Basil Rathbone como protagonista.

La película comienza con el descubrimiento de un cadáver en un tren, y después nos trasladamos a Baker Street. La cámara nos muestra el número 221A de la calle, y después varía el plano a un contrapicado para mostrarnos la ventana del piso superior. Ahí están Holmes y Watson, encarnados respectivamente por Reginald Owen y Warburton Gamble. Watson, como ya he referido, ofrece una participación escasa, y el personaje por ende resulta gris y desdibujado, apenas una comparsa sin personalidad ni desarrollo. Holmes, por su parte, aparece con unas facciones algo gruesas y con poco carisma visual, si bien Owen realiza una buena interpretación y en algunos gestos y poses recuerda enormemente a Basil Rathbone.

Pese a los referidos detalles argumentales, de gran interés, la trama sin embargo resulta floja, y en pocas ocasiones vemos a Holmes hacer uso de su característica capacidad deductiva, yendo el desenvolvimiento de la historia más conducida por los guionistas en sí que por la labor del detective, si bien este sí exhibe su capacidad para el disfraz hacia la mitad del metraje, en una escena simpática y plena de carisma. Exhibe el film, además, un exceso de verborrea, y resulta estática y teatral. El director, Edwin L. Marin, ofrecía aquí su segunda película, y después se convertiría en un activo realizador, en especial de sólidas muestras de westerns de serie B, si bien aquí se le percibe aún inmaduro y brinda una realización algo agarrotada, muy característica, por otra parte, de inicios del sonoro, si bien muestra algunos planos interesantes en lo que se refiere al punto de vista, como por ejemplo al inicio, cuando se descubre el cadáver en el tren, utilizando muy bien la profundidad de campo y la perspectiva. Amén de ello, refiramos que recrea con habilidad los moldes del cine británico de la época, pudiendo pasar la presente como una película inglesa sin problema, ayudado, eso sí, por la nacionalidad de muchos de los actores empleados (Reginald Owen, por cierto, sería después bastante recurrente en la filmografía de Marin) o su ductilidad.

En suma, se trata de una obra muy interesante por cuestiones históricas y anecdóticas, pero que por sí misma no resulta sino un film policial algo envarado y poco significativo si no fuese por lo citado. No nos extraña, pues, que el intento de iniciar un ciclo se quedase en la presente muestra.

Carlos Díaz Maroto

Una escena <a href=”http://www.youtube.com/user/hermesclassics> aquí </a>.

Anuncios

18 Responses to “Estudio en rojo”


  1. 1 belakarloff
    28 diciembre 2009 en 9:21

    Reseña de toda una rareza cinematográfica sobre nuestro personaje.

    Por cierto, a ver si alguien me puede decir el modo más discreto de colocar ese link que añado…

  2. 28 diciembre 2009 en 10:50

    Curioso Post, sobre un filme que no parece demasiado atractivo. Me ha llamado la atención sobre todo en cuanto a la posible relación con el “Diez Negritos” de Agatha Christie (Autora que, hoy por hoy, no resulta muy santo de mi devoción).

    Eso sí, una cosa… “-…- Sobre el malvado oriental (trasunto obvio del Moriarty de Doyle)-…-“. Obvio sobre todo para el autor de estas líneas, porque no sólo no tienen gran cosa que ver, sino que además “descienden” de una buena tradición de masterminds criminales diecinuevescos.

    En cuanto al Link, propongo esta posible solución:
    “Una escena aquí .”

  3. 3 belakarloff
    28 diciembre 2009 en 11:17

    Luis:
    Eso sí, una cosa… “-…- Sobre el malvado oriental (trasunto obvio del Moriarty de Doyle)-…-”. Obvio sobre todo para el autor de estas líneas, porque no sólo no tienen gran cosa que ver, sino que además “descienden” de una buena tradición de masterminds criminales diecinuevescos.

    HOMBRE, PARA MÍ SÍ SE PARECEN MUCHO. CIERTO ES QUE HAY MÁS INFLUENCIAS, PERO ES QUE LA SIMILITUD CON MORIARTY YO SÍ SE LA VEO…

    Luis:
    En cuanto al Link, propongo esta posible solución:
    “Una escena aquí .”

    CORRECTO, MUY BIEN. ¿TE IMPORTARÍA MANDARME ESA MISMA LÍNEA A MI CORREO, CON LOS CÓDIGOS, PARA REEMPLAZAR EN EL POST ORIGINAL? MUCHAS GRACIAS.

  4. 4 Bohemia
    28 diciembre 2009 en 12:50

    A mí la película no me gustó nada cuando la ví en su momento, hace ya cuatro o cinco años. Además del poco interés del desarrollo de la trama, no me convenció el Holmes de Owen, creo que estaba mucho mejor como Watson. De cualquier modo, posiblemente ésta sea una buena ocasión para volver a verla, ahora que sé más detalles gracias al post.
    Aprovecho para desearos feliz 2010 a todos!

  5. 28 diciembre 2009 en 15:11

    Hombre los dos son supervillanos y de cierta edad. Y para de contar…

    En cuanto a lo del código, lo siento, me imaginaba que en los Comments (En la edición del Blog o algo así) podría ud verlo. Se lo mando vía E-Mail, sí.

  6. 28 diciembre 2009 en 15:15

    Correo electrónico queeeeeee… ¿Está por aquí, verdad?

  7. 28 diciembre 2009 en 15:59

    Esta la tengo pendiente de visionado, pero la verdad es que siempre me ha tirado un poco para atrás la presencia de Owen, que me parece más que inadecuado para el papel.

    Casualmente ayer estuve recordando el “Estudio en Escarlata” de la BBC del 68, con Peter Cushing, y por mucho que sea una versión apresurada -y mega recortada- del relato de Doyle, es todo un disfrute.

    Saludos!!

  8. 8 belakarloff
    28 diciembre 2009 en 17:51

    Luis:
    Correo electrónico queeeeeee… ¿Está por aquí, verdad?

    He intentada dar a “corregir” tu mensaje, a ver si salía toda la ristra con códigos, y sale igual que aquí. Y sí, ahora caigo que no tienes mi e-mail. Así que, si no te importa, pon aquí de nuevo todo, junto a algún espacio para que se pueda leer todo.

  9. 9 doctorwatson65
    28 diciembre 2009 en 18:57

    La peli no me disgutó, aunque yo esperaba un poco más de Holmes… La trama es un poco obvia y se nota que hay ciertos cortes de montaje que en el original no estaban escamoteando algo de información. Y el parecido con Diez negritos es más que evidente…

  10. 28 diciembre 2009 en 20:33

    La cosa sería:

    Una escena aquí .

    Pero sin ningún espacio.

  11. 12 belakarloff
    28 diciembre 2009 en 20:45

    No lo entiendo. Copio lo tuyo, lo pego en el post, y mira cómo sale… Pero bueno, ahora no queda tan mal. Muchas gracias.

  12. 13 Quatermain
    28 diciembre 2009 en 21:47

    Película que no he visto y que, francamente, dudo que llegue a ver…

  13. 28 diciembre 2009 en 23:52

    Quita lo de rel=”nofollow” que sale en el Post, que creo que ya lo tenemos…

  14. 15 belakarloff
    29 diciembre 2009 en 9:49

    Quitado, pero sigue saliendo mal… Snif… 😦

    Quayermain: ¿por qué dices que dudas que la veas? ¿Por inaccesibilidad o por desinterés?

  15. 16 Quatermain
    29 diciembre 2009 en 12:44

    Por desinterés, of course… 😉

  16. 29 agosto 2011 en 19:25

    me gusto mucho pero este libro como se llama?
    (ESTUDIO EN ROJO NO )?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: