27
Abr
11

Sherlock Holmes en Nueva York

Título original: Sherlock Holmes in New York.

Dirección: Boris Sagal.

Productor: John Cutts para 20th Century Fox Television.

Productora ejecutiva: Nancy Malone.

Guión: Alvin Sapinsley.

Fotografía: Michael D. Margulies.

Música: Richard Rodney Bennett.

Montaje: Samuel E. Beetley.

Intérpretes: Roger Moore (Sherlock Holmes), John Huston (profesor Moriarty), Patrick Macnee (doctor Watson), Charlotte Rampling (Irene Adler), David Huddleston (inspector Lafferty), Signe Hasso (Fräulein Reichenbach), Gig Young (Mortimer McGrew), Leon Ames (Daniel Furman), John Abbott (Heller), Jackie Coogan (proprietario del Hotel Haymarket), Maria Grimm (Nicole Romaine), William ‘Billy’ Benedict (encargado de la oficina de telégrafos), Marjorie Bennett (Mrs. Martha Hudson), Paul Sorensen, John Steadman, Gil Perkins, Alvin Sapinsley, Geoffrey Moore…

Nacionalidad y año: Estados Unidos 1976.

Duración y datos técnicos: 100 min. color 1.33:1.

newyorkcartel

Londres, 1901. Sherlock Holmes desbarata los planes del profesor Moriarty, pero éste le amenaza que acabará con él. Poco después, la llegada de unas entradas rotas para una representación teatral en Nueva York de Irene Adler pone sobre aviso al detective. Acompañado de su inseparable Watson, viaja a la ciudad norteamericana, y averigua que el hijo de Irene ha sido secuestrado por Moriarty, quien le amenaza con matar al niño si ayuda a la policía. Esa misma noche, la policía acude en su busca: un masivo robo de oro puede provocar una guerra mundial…

newyork Hoy día, para muchos este telefilm podría parecer un miscasting en muchos sentidos en la “carrera cinematográfica” (o televisiva) de Sherlock Holmes; sin embargo, en su época fue considerado como una producción significativa. De hecho, en un inicio, fue requerido para el papel de Moriarty se dice que “un gran actor británico”, y sólo después de que éste rechazase el papel fue ofrecido al director John Huston; por su parte, Roger Moore menciona en sus memorias que él invitó a Oliver Reed a encarnar a Moriarty, pero el intérprete de La maldición del hombre lobo (The Curse of the Werewolf, 1960), de Terence Fisher, declinó el ofrecimiento, declarando que prefería comedia a hacer villanos. No sabemos si Reed era el misterioso “gran actor británico”, o hubo alguien más para ese rol. Por otro lado, la película tuvo el honor de ser nominada al premio Edgar Allan Poe en la categoría de mejor telefilm o mini-serie -la premiada fue la mini-serie Helter Skelter (Helter Skelter, 1976), de Tom Gries, sobre el suceso del clan de Charles Manson-.

El guión corresponde a Alvin Sapinsley (1921-2002), activo escritor televisivo de muy variados registros, si bien en su amplia carrera se percibe una predilección por la intriga policial. En 1956 precisamente había sido premiado, ahí sí, con el premio Edgar Allan Poe por su guión del episodio “A Taste of Honey” para la serie The Elgin Hour (1954-1955). Amén de ello, escribió para series tan populares como Los intocables (The Untouchables; 1959-1963), Los detectives (The Detectives Starring Robert Taylor; 1959-1962), Ironside (Ironside; 1967-1975), Kojak (Kojak; 1973-1978) o Hawai 5-0 (Hawaii Five-O; 1968-1980). En el campo del telefilm fue escasamente activo, y en su haber sólo tiene, poco antes del presente, La luna del lobo (Moon of the Wolf, 1972), interesante trama licantrópica dirigida por Daniel Petrie, y después escribiría el thriller Roger & Harry: The Mitera Target (1977), de Jack Starrett, y las tres últimas aportaciones de su carrera, una adaptación de The Scarlet Letter (1979), en formato de mini-serie, dirigida por Rick Hauser, y los telefilmes Once Upon a Family (1980), de Richard Michaels, y Desperate Voyage (1980), de Michael O’Herlihy.

newyork2

Como director contamos con el curioso Boris Sagal (1917-1981), que alternó cine y televisión, y quien puede ser considerado un realizador televisivo superior a la media, o un cineasta de romos modales televisivos. En cine ofreció productos de escaso empaque, siendo los más conocidos el film bélico Mosquito Squadron [tv/dvd: Escuadrón mosquito, 1969] y, sobre todo, El último hombre… vivo (The Omega Man, 1971), floja pero recordada adaptación de la novela Soy leyenda de Richard Matheson protagonizada por Charlton Heston. En televisión fue un activo y sólido profesional en infinidad de series regulares, así como telefilmes y mini-series; en esta última parcela tiene títulos tan reconocidos como Hombre rico, hombre pobre (Rich Man, Rich Poor, 1976), Traficantes de dinero (Arthur Hailey’s the Moneychangers, 1976), Ike (Ike, 1979) o Masada (Masada, 1981). Falleció en un accidente de helicóptero mientras rodaba la curiosa intriga de política ficción La Tercera guerra mundial (World War III, 1982), también en formato de mini-serie, y fue reemplazado por David Greene.

newyork3

Y es que Sherlock Holmes en Nueva York (Sherlock Holmes in New York), telefilm dirigido en 1976, cuenta como protagonista con el actor británico Roger Moore, quien con anterioridad dio vida a héroes literarios como Ivanhoe, el Santo o James Bond (esta película está rodada entre dos entregas de la saga del agente 007), pero parece notoriamente inadecuado para dar vida al genio de Baker Street, esto es, un hombre huraño, inteligente y reflexivo. Como doctor Watson tenemos, curiosamente, a Patrick McNee, quien volvería a ser el atento galeno en las dos mini-series Sherlock Holmes y la prima donna (Sherlock Holmes and the Leading Lady, 1991), de Peter Sasdy, e Incidente en las cataratas Victoria (Incident at Victoria Falls, 1992), de Bill Corcoran, con Christopher Lee como Holmes, y después encarnaría a Sherlock en los telefilmes The Hound of London (1993), de Peter Reynolds-Long (con John Scott-Paget como Watson) y Sherlock Holmes: The Case of the Temporal Nexus (1996), de David L. Stanton, del cual apenas se tienen datos, y puede que ni llegara a rodarse. McNee, al menos, me parece mucho más adecuado para el cometido, así como la misteriosa Charlotte Rampling como Irene Adler, e incluso el mordaz director y actor John Huston con Moriarty.

newyork4

Tal como sucede en muchos de estos pastiches, la trama es bastante elemental y se halla exenta de las brillantes deducciones sherlockianas. De hecho, aquí Holmes se muestra de una notoria torpeza, tardando en reaccionar en determinadas ocasiones y siendo superado de forma constante por Moriarty (si bien éste también dará muestras de cierta ineptitud, regresando a su guarida ya conocida por la policía). Al principio del film el detective irrumpe en el cubil del criminal, y tras una larga charla… dará media vuelta y se irá tranquilamente, dejando libre al delincuente, y permitiendo que este prosiga con sus planes, entre los cuales se encuentra hacerle frente en otra ocasión. La trama, pues, es básica, como decíamos, si bien depara cierto entretenimiento menor para el aficionado al genio del 221B.

newyork5

El guión ofrece algunas alusiones que serán detectadas por los holmesianos de pro, así, la alusión inicial al coronel Sebastian Moran, lugarteniente de Moriarty, descrito por Sherlock como “el segundo hombre más peligroso de Londres”, y villano en “La aventura de la casa vacía”; además, la institutriz que cuida al hijo de Irene Adler se llama fräulein Reichenbach, en alusión a las famosas cataratas suizas en “La aventura del problema final”. De igual modo, hay una alusión a un encuentro entre Irene Adler y Sherlock Holmes en Montenegro (en Cettigne, concretamente) en junio de 1891, cuando el detective asumía la identidad de Sigerson; ese lugar es citado, por cierto, como el lugar de nacimiento de otro gran detective, Nero Wolfe, que muchos han querido ver como hijo secreto de Adler y Holmes, empezando por John D. Clarke, que en 1956 estableció esa teoría en un ejemplar del Baker Street Journal, y después incorporado por William S. Baring-Gould en su famosa “biografía” sobre Sherlock Holmes. Irene, en el telefilm, mencionará que las aficiones del niño son “la música y descubrir cosas”.

newyork6

Respecto a la figura de Sherlock Holmes, no cabe sino referir que la interpretación de Roger Moore es notablemente inadecuada; ni física ni emocionalmente refleja las condiciones necesarias para reflejar la idiosincrasia del genio de Baker Street. Sin embargo, Patrick Macnee se muestra extraordinario como el doctor Watson, otorgando el matiz preciso para el personaje, con su cabezonería, réplicas mordaces y valentía en ristre. Es curioso cómo el guión aporta matices que encajan muy bien con este personaje, mientras que este Holmes no es sino una pálida imitación, de modales equivocados, de la creación de Arthur Conan Doyle. Añadamos, para terminar, que el niño que encarna a Scott Adler es interpretado por Geoffrey Moore, hijo de Roger Moore.

Carlos Díaz Maroto

Anuncios

21 Responses to “Sherlock Holmes en Nueva York”


  1. 1 belakarloff
    17 noviembre 2009 en 10:22

    Bueno, pues aquí tenéis reseña de un telefilm de Sherlock Holmes muy difícil de ver, y que he conseguido gracia a la ayuda de Harold Stackhurst del Círculo Holmes, a quien desde aquí transmito mi agradecimiento…

    A ver qué te parece el comentario, Harold. Y a los demás, claro…

  2. 2 Jabez Wilson
    17 noviembre 2009 en 12:09

    ¡Muy buena posta C.!

    ¿Ya estás tardando en unirte al Círculo Holmes y colaborar con nosotros con piezas como ésta!

  3. 3 Quatermain
    17 noviembre 2009 en 14:15

    Me la pasaron grabada hace años, y aún no la he visto (me llama tan poco la atención…). A ver si lo remedio un día de estos.

  4. 4 belakarloff
    17 noviembre 2009 en 14:55

    Me uniré, sin lugar a dudas, mi querido amigo, me uniré.

    Por cierto, he tenido problemillas técnicos en el trabajo y me he entretenido escribiendo algo. ¿Te acuerdas de los proyectos de novelas holmesianas que te comenté? Bueno, pues me he puesto. Con la más fácil de todas, desde luego, pero también la más divertida de ellas. Acabo de poner en ridículo a Lestrade…

  5. 17 noviembre 2009 en 15:41

    Es que escoger Roger Moore para hacer de Holmes creo que sólo puede hacerse si quieres darle un toque de parodia al personaje. Moore suele hacer -o solía, cuando ahcía cine- eso precisamente. No se metía en la piel de un personaje, sino que moldeaba a éste hasta que el persoanje se adaptaba al actor. Así hizo con Bond y así, claro, con Holmes.

    Como suele decirse, Belakarloff, eso que escribes, ¡que rule, que rule… que lo queremos leer! Jeje… En serio, ánimo y suerte

  6. 6 belakarloff
    17 noviembre 2009 en 22:28

    Roger Moore tiene una peli muy interesante, y con una interpretación esforzada, TINIEBLAS, que ha salido aquí en dvd traduciendo el título original literalmente, EL HOMBRE QUE SE PERSEGUÍA A SÍ MISMO, o algo así. Pero por lo general era un tío blandito y sin carisma.

    Por suerte, él mismo era consciente de sus limitaciones, e ironizaba con ello. (Hablo en pasado porque está retirado, nada más)

  7. 18 noviembre 2009 en 0:57

    No creas, Javier, no creas. Pese a que nunca me ha gustado ni me llegará a gustar, el Holmes de Moore no tiene nada que ver con las adaptaciones o parodias que realizó de otros personajes. Aquí se le nota que quiere componer un Holmes serio y estricto a la usanza, e intenta meterse en su piel, como dices tú, Javier, lo intenta, pero de ahí no pasa. Además, antes de Robert Downey Jr. estuvo Roger Moore; su caracterización también es muy rara, con unas patillas inmensas, un sombrero Fedora bastante especial, una pipa extremadamente grande, etc. Y sobretodo la gran caracterización de Holmes como Coronel Moran, ¡mira que llega a quitarse cosas de la cara! Pero la verdad es que una vez todo fuera tiene la misma cara, ¡no sé cómo no le llega a descubrir Moriarty! Y nada que decir de las guaridas de Moriarty, ¡son clavadas las dos, la de Londres y la de Nueva York! ¡con las mismas trampas en las dos! ¡Y Holmes cae en ellas!
    Bueno, pasas el rato y te ries (aunque intentaron que fuera seria). De todos modos, es otro trofeo a tener en la dvdteca.

  8. 8 belakarloff
    18 noviembre 2009 en 9:49

    Muy divertido tu análisis, Harold, y muy atinado. Son los dos igual de tontos, ciertamente…

    ¿Y qué opinas de Watson? A mí me gustó bastante.

  9. 19 noviembre 2009 en 1:01

    Ciertamente McNee es de lo poco que se salva, pero tampoco lo veo muy acertado. Siempre preferiré sobre todos los demás a David Burke, y entre otros Watson, por ejemplo, me quedo, de largo con el de Robert Duvall. Hay que reivindicar al Watson hombre de acción, culto, conquistador, serio y racional.
    Por otro lado (igual enfado a alguien, pero…), a mí la señora Rampling nunca me ha llamado en absoluto, la encuentro muy sosa en todas sus interpretaciones, y en esta aún más. Parece un maniquí.
    Con el que sí que lo pasé bien fue con John Huston. Parece que pase por la película por puro divertimento, como si estuviera en una mezcla de Port Aventura y El Club de la Comedia.
    De todos modos, repito, pasas un rato agradable sin irle a buscar tres pies al gato ni a la película, porque no los tienen.

  10. 10 Jabez
    19 noviembre 2009 en 7:39

    ¡Amigo Stack!
    ¡Con lo de Miss Rampling me ofende a mi!

    Su misoginia alcanza proporciones holmesianas!

    😉

  11. 11 belakarloff
    19 noviembre 2009 en 11:03

    Pues para mí el mejor Watson ha sido James Mason.

    En el libro QUE YA ESTOY ESCRIBIENDO tengo que reivindicar de algún modo la figura de Watson. De hecho, ya le he hecho participar en cierto modo en algo más que de “escuchador”…

  12. 12 Doctor Watson
    19 noviembre 2009 en 21:53

    Yo la recordaba bastante malucha, ahora tendré que verla de nuevo…

  13. 22 noviembre 2009 en 19:17

    No quería ofender, mr. Wilson, pero ¿usted ha visto la peli? ¡Si parece un Don Tancredo mientras ve pasar a todo el mundo por su lado! ¡Ostras, creo que me he pasado! Bueno, va, es majilla, y en otras películas está mejor, pero aquí…
    ¡Donde esté mi Gayle Hunnicutt!

  14. 14 belakarloff
    23 noviembre 2009 en 10:12

    Harold Stackhurst:
    ¡Si parece un Don Tancredo mientras ve pasar a todo el mundo por su lado!

    Mmmm… No entiendo bien esa frase… Explíquemelo usted, plis.

  15. 25 noviembre 2009 en 19:42

    Lo decía por lo bien que ¿se mueve? por la película. Cuando aparece está inmóvil todo el rato, y no recuerdo si se llega a desplazar, teniendo que pasar todos por su lado, como los toros. (No le digáis a Jabez Wilson que he dicho esto).

    Wikipedia dixit:
    “El Don Tancredo, o la suerte de Don Tancredo, era un lance taurino con cierta afición en la primera mitad del siglo XX. Consistía en que un individuo que hacía el Don Tancredo, esperaba al toro a la salida de chiqueros, subido sobre un pedestal situado en mitad del coso taurino. El ejecutante iba vestido con ropas generalmente de época o cómicas, y pintado íntegramente de blanco. El mérito consistía en quedarse quieto ya que el saber de la tauromaquia afirmaba que al quedarse inmóvil, el toro creía que la figura blanca era de mármol, y no la embestía convencido de su dureza.

    El origen de esta práctica es incierto, si bien hay varias fuentes que afirman que un torero español, natural de Valencia, de poca fortuna y nombre Tancredo López comenzó este espectáculo como un medio desesperado de ganar dinero en las postrimerías del siglo XIX. El público acogió con entusiasmo la actuación, y poco a poco fue extendiéndose. Normalmente el Tancredo era interpretado por personas desesperadas a la búsqueda de ganar dinero fácil y con poco que perder, ya que eran numerosas las cogidas que se producían. Así las cosas el Tancredo fue prohibiéndose por las autoridades, y ya a mediados del siglo XX se realizaron las últimas representaciones.

    Una de las apariciones más populares del Don Tancredo es el interpretado por Fernando Fernán Gómez en la película “El Inquilino”.”

  16. 16 belakarloff
    26 noviembre 2009 en 9:29

    Ah… Era un cita taurina… A mí, es que los toros… en el campo. Y sus corridas, ya os podéis imaginar dónde.

  17. 26 noviembre 2009 en 22:00

    A mi tampoco me gustan en absoluto, pero conocía la figura y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid,…

  18. 28 abril 2011 en 9:01

    Recuerdo haber visto esta peli por la tele hace muchos, muchos años. Siempre me ha parecido un disparate de elenco, especialmente, como bien apuntas, por Moore. No obstante, lo mejor de esta entrada ha quedado en lso comentarios: ¿Estás liado escribiendo aventuras de Holmes? ¡¡Excelente noticia!!

    Por cierto, recibirás un mail…

  19. 19 belakarloff
    29 abril 2011 en 8:04

    Fíjate cuándo publiqué esos comentarios… Si creo que hasta hablamos del libro.

    Pero lo dejé, después de comprobar que los planteamientos que ofrecía estaban ya más que sobados, en libros inéditos en España, claro…

    Sí, a ver si das nuevas señales de vida, jodío…

  20. 3 mayo 2011 en 12:27

    Oh, vaya, es cierto. Ni me he fijado en las fechas… Disculpa.

    Pues daré señales en dos semanas escasas. Tengo que escribirte con calma para contarte.

    Saludos

  21. 21 belakarloff
    4 mayo 2011 en 7:58

    Ansioso me dejas… {:)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: