20
Abr
11

Basil, el ratón superdetective

Título original: The Great Mouse Detective

Dirección: Ron Clements, Burny Mattinson, David Michener, John Musker.

Productor: Burny Mattinson para Walt Disney Feature Animation, Silver Screen Partners II, Walt Disney Pictures.

Guión: Peter Young, Vance Gerry, Steve Hulett, Ron Clements, John Musker, Bruce Morris, Matthew O’Callaghan, Burny Mattinson, David Michener, Melvin Shaw, según la serie de libros “Basil of Baker Street” de Eve Titus y Paul Galdone.

Música: Henry Mancini.

Intérpretes: Vincent Price (voz del profesor Ratigan), Barrie Ingham (voz de Basil de Baker Street / Bartholomew), Val Bettin (voz de Dr. David Q. Dawson / guardia Thug), Susanne Pollatschek (voz de Olivia Flaversham), Candy Candido (voz de Fidget), Diana Chesney (voz de Mrs. Judson), Eve Brenner (voz de la Reina Ratón), Alan Young (voz de Hiram Flaversham), Laurie Main (voz del Dr. Watson), Shani Wallis (voz de Lady Mouse), Basil Rathbone (voz de Sherlock Holmes), Ellen Fitzhugh, Walker Edmiston, Wayne Allwine, Tony Anselmo, Melissa Manchester, Frank Welker…

Nacionalidad y año: Estados Unidos 1986.

Duración y datos técnicos: 75 min. color 1.75:1.

basilposter1

El padre de Olivia, un juguetero, es secuestrado por Fidget, acólito del siniestro profesor Ratigan. El doctor Dawson se topa con la niña cuando ella va en busca del prestigioso detective Basil de Baker Street, con el fin de que éste localice a su padre. Así, los tres se embarcarán en una peligrosa aventura.

foto1

Basada en una serie de novelas escritas por Eve Titus y Paul Galdone (de las cuales la primera está publicada en España), Basil, el ratón superdetective (The Great Mouse Detective, 1986) fue la primera película de la productora del genio de Burbank estrenada bajo el sello Walt Disney Feature Animation, y la que siguió, dentro del campo de la animación, a Tarón y el caldero mágico (The Black Cauldron, 1985), de Ted Berman y Richard Rich, toda un joyita pero que se saldó con un gran fracaso económico. Aquélla había sido un intento de crear una cinta de animación más adulta, a partir de otra saga de novelas, las de Lloyd Alexander, ambientadas en un universo mágico. Aquí pues se partió de un punto más cercano al público infantil, las aventuras de un ratoncillo detective, Basil, que habita en un agujero del 221B de Baker Street, y que de compartir vivienda con Sherlock Holmes ha adquirido las dotes detectivescas de éste. La presente historia muestra el primer encuentro entre Basil y el doctor Dawson, suponiendo un émulo de las aventuras de Holmes que supondrá todo un gozo para los sherlockianos, pues el film se halla inundado de referencias. Así, a Basil y Dawson les acompaña el perro Toby, que procede de la novela El signo de los cuatro; allí, Holmes requería al animal para seguir un rastro, pero aquí ya comparte vivienda con el detective, y ayuda a Basil cuando éste requiere su ayuda. La máquina de fumar de La vida privada de Sherlock Holmes, de Billy Wilder, aparece aquí también. Además, cuando Basil se disfraza de marinero para buscar información en la taberna, el traje es una copia exacta del que lucía Basil Rathbone en Sherlock Holmes and the Secret Weapon [tv/vd/dvd: Sherlock Holmes y el arma secreta, 1943] para un fin idéntico. En todo caso, las frases que se oyen pronunciar a Sherlock Holmes (pronunciadas por Basil Rathbone, y tomadas de un serial radiofónico) pertenecen al relato “La liga de los pelirrojos”, lo cual situaría la acción en otoño de 1890; sin embargo, la película se inicia con un rótulo que indica 1897.  

foto2

Decía que el film se planteó para un público infantil, pero por suerte no es un producto destinado en exclusiva a ese sector de espectadores. El visionado no resulta para nada molesto para un adulto, y el que firma lo presenció con una constante sonrisa en el rostro. A ella se suma la estupenda labor del gran Vincent Price poniendo voz al malvado Ratigan (émulo evidente de Moriarty), una rata de alcantarilla acomplejada de su condición, que dirige a una banda de ratones, y que desea erigirse en sumo regidor de los roedores, para lo cual planea reemplazar a la Reina Ratón por un émulo robótico (delicioso aporte de ciencia ficción splaterpunk) y que ésta lo nombre consorte. Ratigan se ve acompañado de Fidget, un murciélago con un ala rota y pata de palo, clásico recurso Disney de personaje gracioso, que en esta ocasión es planteado de un modo excelente, sin resultar molesta su presencia, y adornándolo con perfiles siniestros que en momento alguno se pretenden suavizar. En este sentido, es sorprendente cómo, en un producto infantil, se deslizan elementos oscuros, con la muerte cruel de algún ratón que falla ante Ratigan, o escenas de connotaciones terroríficas. Y también es digno de resaltar el cargado erotismo del número musical “Look At Me” que se canta en la taberna.

foto3

La dirección se reparte entre cuatro realizadores, Ron Clements, Burny Mattinson, David Michener y John Musker, necesaria diversificación para finalizar un producto tan complejo en el tiempo requerido, que se reparten las escenas, convirtiéndolas en set pieces autónomas, que sin embargo luego quedan excelentemente hilvanadas en el montaje, otorgando unidad y ritmo al conjunto. Basil, el ratón superdetective es, pues, una deliciosa cinta infantil de animación que resulta igualmente grata para espectadores adultos, recomendable en especial a seguidores del genio de Baker Street que, además, deseen iniciar a sus hijos en las estupendas aventuras de Sherlock Holmes. No se arrepentirán.

Carlos Díaz Maroto

foto6

Anuncios

15 Responses to “Basil, el ratón superdetective”


  1. 1 belakarloff
    19 octubre 2009 en 9:27

    Aquí tenéis una reseña de esta joyita de la animación y, por qué no, también del cine sherlockiano.

  2. 2 Quatermain
    19 octubre 2009 en 11:46

    Pues todavía no la he visto. A ver si cuando mi hija tenga un par de añitos más la vemos juntos…

  3. 3 belakarloff
    19 octubre 2009 en 12:17

    No es necesaria esa excusa para disfrutar de esta película…

  4. 4 cerebrin
    19 octubre 2009 en 12:41

    De acuerdo con la reseña de Carlos. Una delicia de película sin una pizca de ese tono infantiloide que suele habitar en productos de esta clase.

    Por cierto, por comentar algo más, esta peli de pequeño fue como una obsesión. Recuerdo que hice la colección de cromos que salió a la venta y, en cambio, nunca llegue a verla en aquel tiempo. O cuando la estrenaron en los cines no les venía bien a mis padres llevarme, o cuando salió en alquiler siempre estaba cogida, o nunca la daban por la tele. Al final, la conseguí ver hará cosa de 6 o 7 años gracias a las nuevas tecnologías.

  5. 5 belakarloff
    19 octubre 2009 en 12:52

    Doblada, imagino.

    Por esta peli es una delicia en VO por la voz de Vincent Price.

    (¿Qué tal hubiese sido una peli de Sherlock Holmes, en imagen real y en serio, con Vincent Price como Moriarty? Me relamo de sólo pensarlo… )

  6. 6 cerebrin
    19 octubre 2009 en 13:57

    No zeñor. Si no recuerdo mal la vi en v.o. con subtítulos en español neutro, que era lo único que había cuando la busqué. Lo de Vincent Price recuerdo que fue un añadido inesperado.

  7. 7 Jabez Wilson
    20 noviembre 2009 en 13:39

    Buen post Carlos.

    A mi me parece que esta película es el gran clásico olvidado de la Disney.
    Es toda una joya olvidada. Quizás porque no pertenezca ni a la época post Diney inicial (1967- 1985)ni a l flamante hipermegaproductora en quse convirtió desde 1988 con el desembarco de Eisner Y Katzzenberg

  8. 8 belakarloff
    20 noviembre 2009 en 13:55

    Por esa misma época Disney hizo una joyita, “Tarón y el caldero mágico”, por completo olvidada.

    Como bien dices, no pertenece a la época de los clásicos gloriosos, pero tampoco a esa reverdecer de la Disney post-“La sirenita”… Y eso la ha hecho quedar en un injusto olvido.

  9. 4 diciembre 2009 en 1:19

    Una pequeña corrección. Creo que querías decir que lo del robot es steampunk.

  10. 21 abril 2011 en 0:21

    Estupenda película, de acuerdo con los contertulios (también soy un incondicional de Vincent Price).
    Una escena que me encanta y que hace referencia a las facetas más oscuras de Sherlock Holmes, es la de la presentación de Basil, en la que llega disfrazado de chino (disfaz extracanónico que veríamos años más tarde en Crucifijo de sangre) y alterna estados de excitación extrema con otros de depresión, subrayando la bipolaridad del personaje de manera explícita. Solo Brett, en la misma época, ha cultivado tan claramente esa faceta del canon en una adaptación audiovisual.

    Se suele decir, sin duda con toda la razón, que el nombre «Basil» es una referencia a Rathbone, pero también Livanov se llamaba «Vasily» (es una casualidad, puesto que la serie rusa es posterior a los libros de Titus) y el mismo Holmes tomaba ese nombre (con el título de capitán) disfrazado, precisamente, de marinero en una personalidad que se había creado en los docks (mencionado en BLAC).

  11. 11 Birdy Edwards
    21 abril 2011 en 10:27

    Una maravilla de película….y una grandiosa B.S.O. de Mancini si no me falla la memoria. Y Tarón otro clásico injustamente olvidado (dios de gracias al DVD).

  12. 12 De Maupertuis
    25 abril 2011 en 7:36

    Gran película y, en efecto, magnífica banda sonora. Acertadas, como siempre, las observaciones del Predicadorel El pseudónimo de Capitan Basil, empleado por Holmes remite al de un famoso explorador y escritor escocés, el capitán Basil Hall (1788-1844), que acabó sus días loco en el Royal Hospital Haslar de Portsmouth. Basil es también el nombre del protaginista del folletín homónimo de Wilkie Collins que Doyle debió leer. Bajo ese nombre se oculta así mismo el Holmes hibernado que encarnó Anthony Higgins en “Sherlock Holmes Returns”, un agradable telefilm de 1993 ó 1994 hoy olvidado.

    Vincent Price, cuando andaba por Madrid, solía comprar caramelos de violeta en la bombonería de la Plaza de Canalejas, famosa, precisamente, por esa especialidad. Inmenso actor.

  13. 13 belakarloff
    25 abril 2011 en 7:55

    Vincent Price hubiese sido un maravilloso malo en alguna película en imagen real sobre Holmes. De Moriarty, mismamente.

  14. 25 abril 2011 en 12:06

    ¡Vaya! Siempre me han encantado esos caramelos, ahora se añade el punto mitómano.

  15. 15 titanide1986
    29 abril 2011 en 13:50

    No es que me encante la peli, pero tengo muy buen recuerdo por algo curioso: no la vi porque me guste Holmes, sino que empecé a leer los libros de Doyle (los de Holmes, no los demás) porque la vi xD. Es decir, fue gracias a esta peli por lo que me acabé convirtiendo en holmesiana. Si no la hubiera visto, tal vez nunca me habría dado por leer nada de Holmes. Cosas de la vida…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: