18
Abr
11

Las nuevas aventuras de Sherlock Holmes

Autor: V.V.A.A., editado por Martin Harry Greenberg y Carol-Lynn Rössel Waugh

Pie de imprenta: Madrid: Valdemar, 1992.

Colección: Los Archivos de Baker Street; nº 7.

Título y fecha de publicación original: The New Adventures of Sherlock Holmes (Carroll & Graf Publishers, 1987)

 

Para celebrar el centenario de la primera aparición impresa de Sherlock Holmes, en Estudio en escarlata (aparecido en el Beeton’s Christmas Annual), de 1887, se publicó esta selección de relatos, aprobados por Lady Jean Conan Doyle.

La antología se compone de dieciséis relatos diferentes, de una calidad bastante irregular. No es mala idea, como “libro-homenaje”, intentar hacer una compilación que aúne relatos del estilo de Doyle, versiones modernas o diferentes del personaje, breves estudios y parodias, aunque resulta un poco extraño saltar de un género a otro. De todos modos como homenaje está bastante bien, a pesar de sus saltos cualitativos.

La máquina infernal, de John Lutz, abre fuego (y nunca mejor dicho) con una bastante insulsa historia de asesinato que tiene como principal interés las pinceladas de cambio de época, como la reiterada aparición del carruaje sin caballos o el arma (entonces desconocida) sobre la que gira la narración (un fusil ametrallador), construyendo una imitación del canon (sin la magia que imprime Doyle) bastante olvidable.

El último brindis, de Stuart M. Kaminski, es de lo mejor del lote. Con una mascarada de inicio espectacular, invirtiendo todo lo que conocemos sobre Holmes, llega a hacer dudar al lector realmente sobre la identidad de ese detective que ha aparecido en Baker Street y que parece estar engañando a Watson… Después la historia gira en torno a un crimen más convencional, pero igual de atractivo, con un final excelente.

La habitación fantasma, de Gary Allan Ruse, presenta una historia casi de tintes sobrenaturales, bastante interesante, y aunque es un modelo de pastiche-imitación del estilo Doyle, logra resultar ser una lectura muy agradable sin caer en el aburrimiento, como suele ocurrirles a otros imitadores. Un poco cogido por los pelos su resolución final, aunque no empaña el resultado general del relato.

El regreso de la banda de lunares, de Edward D. Hoch, es una secuela del famoso relato canónico escrito por el prolífico escritor de novelas policíacas y de misterio Edward D. Hoch. La finca de Roylott vuelve a ser el epicentro de nuevas maquinaciones asesinas. Más de lo mismo, sin demasiadas pretensiones y con algún acierto original.

La aventura del incomparable Holmes, de John L. Breen. Desafortunado y pretencioso relato en el que la trama gira alrededor del cine, de reciente invención en el momento en que acontece la acción. John L. Breen nos presenta a un Holmes muy alejado del canon con momentos curiosos que no llegan a salvar la situación.

Sherlock Holmes y “la mujer”, de Michael Harrison. ¿Y si Irene Adler no fuera quien Watson dijo? ¿Y si nos lo contara el propio doctor? Un interesante relato-estudio que reinventa una narración canónica (“Escándalo en Bohemia”) de manera formidable.
Otro de los grandes aciertos de esta irregular compilación, y que resulta altamente recomendable. Michael Harrison es un reconocido holmesiano, autor del estudio In the Footsteps of Sherlock Holmes.

Las sombras en el prado, de Barry Jones, vuelve a hacer subir varios enteros la valoración general del libro. Un estupendo relato, también con un cierto tinte terrorífico, sobre un niño enfermo acosado por una visión espectral. Las descripciones del lugar donde sucede el caso, del severo clérigo, así como el elemento casi sobrenatural del relato y la buena factura del conjunto, al “estilo Doyle” convierten esta narración en otro acierto de la compilación.

La aventura del secuestro Gowanus, de Joyce Harrington, es una memez considerable. Una versión actualizada de Holmes y Watson, cambiando el sexo a uno de los personajes, en una historia moderna con secuestros, tiros y moteros. Bastante mal narrada, uno no termina de enterarse de qué está pasando en la historia, y las referencias a Holmes son como muy de pasada. Vamos, que realmente uno se pregunta por qué han terminado metiendo este relato en la antología. Joyce Harrington es guionista de cine, y con su marido escribió la adaptación de Soy leyenda de Richard Matheson protagonizada por Charlton Heston.

El doctor y la señora Watson en casa, de Loren D. Estleman, introduce la parodia en la selección con bastante acierto. Una especie de teatrillo que muestra en clave de comedia cómo era la vida del doctor Watson con su esposa. Muy divertido, plagado de referencias encajadas con bastante gracia.

 Sherlock Holmes y “Muffin”, de Dorothy B. Hugues, es una bienintencionada historia sobre una niña miembro de los Irregulares y su relación con Holmes en un caso. Éste en cuestión no es verdaderamente importante en la historia, sino la interacción entre personajes, y resulta bastante disfrutable, con un ligero toque un tanto triste y dickensiano.

 Los dos lacayos, de Michael Gilbert, narra, en modo de flashback, un caso que el doctor Watson tuvo que resolver en solitario debido a otras ocupaciones del Maestro. Buena idea meter un relato sobre el buen Doctor, que al fin y al cabo también él cumplía centenario. El caso se sigue con interés, aun siendo poco espectacular.

El curioso ordenador, de Peter Lovesey, es otra de las extravagancias incluidas en estas nuevas aventuras, que si bien logran darle un toque variopinto al libro, no termina de encajar demasiado bien con la idea de homenaje centenario. Ambientada en un futuro cercano, un ordenador pondrá en jaque a una red de criminales. Con poca relación con Holmes, y bastante tonto, la verdad.

La aventura del francotirador persistente, de Lillian B. de la Torre, plantea un caso bastante original y curioso, pero sin embargo el autor no consigue del todo que parezca “una historia de Holmes”. Muy “directa al grano”, con mucho diálogo y poca descripción, es una historia fiel en espíritu al canon, pero no en forma.

La casa que Jack construyó, de Edward Wellen, es otra historia centrada en la ciencia ficción, con una lucha “astral” entre Holmes y Moriarty debido a una máquina que permite introducirse en la mente de la gente, y con sorpresa –muy previsible- final. Resulta pretencioso y a ratos muy aburrido.

El caso del doctor, de archi-conocido Stephen King, de nuevo pone a Watson por delante de Holmes en un relato que, aunque ni recrea el universo ni logra introducir al lector en el Londres de Conan Doyle, es bastante aceptable por cómo plantea algunos asuntos. Uno de ellos, el más destacable, es el modo de ver el modo en que Holmes resuelve sus casos, casi como si fuera el poseedor de un “don” sobrenatural, aunque en esta ocasión sea Watson quien se adelante -King se cubre las espaldas haciendo que Holmes pille una alergia tremenda-. Por otro lado, los personajes parecen un tanto fríos, casi un poco antipáticos en esta historia, y no hablan como se espera de ellos -da incluso la sensación de que Holmes y Lestrade tengan telepatía, por cómo uno plantea una pregunta y el otro la responde tres páginas después-. Quizá lo más flojo me ha parecido el crimen a resolver en sí, otra habitación cerrada, con un deus ex machina excesivo y retomando un poco el famoso asesinato en el Orient Express. Es disfrutable, pero a su manera.

Epílogo: Moriarty y el mundo del hampa, de John “007” Gardner, es un –quizá demasiado breve- interesante estudio sobre el funcionamiento de los bajos fondos durante la época victoriana. Gardner ya había publicado en esta misma colección La venganza de Moriarty (que, aunque resulte extraño, es la secuela de The Return of Moriarty, que permanece inédito en nuestro país).

El complemento en este caso de la edición de Valdemar son dos de las divertidísimas parodias que le dedicó Enrique Jardiel Poncela, La momia analfabeta del Craig Museum y El anarquista incomprensible de Piccadilly Circus. Tronchantes ambas.

Javier J. Valencia y Daniel Morell Cortés (Barcelona. España)

Anuncios

20 Responses to “Las nuevas aventuras de Sherlock Holmes”


  1. 1 belakarloff
    11 septiembre 2009 en 9:12

    Una nueva reseña bibliográfica de un libro sobre el Maestro, en este caso una selección de pastiches de los editados por Valdemar en una época gloriosa. Quien no tenga el libro, imagino, tendrá que buscar desesperadamente por tiendas de segunda mano…

  2. 2 Dr.Lao
    11 septiembre 2009 en 10:28

    Llevo años tras él. No estaría de más que los señores de Valdemar se plantearan hacer reediciones de algunos de sus primeros libros, que ya hace tiempo que dejaron de estar localizables.

  3. 3 belakarloff
    11 septiembre 2009 en 11:07

    Yo comí el otro día con ellos, y les sugerí reeditar la colección entera, pero a modo de colección per se, en bolsillo. Y luego, proseguir con inéditos. Y la cara que puso uno de ellos parecía expresar “Vaya, pues no parece mala idea. Incluso es tirando a genial. Habrá que planteárselo…”

  4. 4 des_frankenstein
    11 septiembre 2009 en 18:56

    Sería una pasada. Y si comes alguna otra vez en tan excelsa compañía… ¿no podrías, además de insistirles en la publicación esta maravilla, sugerirles para la colección Gótica de algo de Asthon Smith? ¿Narraciones completas? ¿O de Hanns Heinz Ewers?

    😉

    • 5 belakarloff
      11 septiembre 2009 en 20:15

      De Clark ashton Smith yo he preparado una COPIOSA antología, todo con material INÉDITO, para otra editorial. Espero que lo acepten.

      De Hans Heinz Ewers imagino que es más difícil localizar material. Lo que no sea anglosajón…

      Por cierto que los de Valdemar me contaron que lo peor vendido es LO MÁS APETITOSO para nosotros, y lo más vendido, lo más obvio y supervisto.

  5. 6 Quatermain
    11 septiembre 2009 en 19:48

    Me hice con la antología hace muchos años, y apenas recuerdo un par de relatos. Principalmente el de Kaminsky, un autor que me encanta y del que os recomiento sus novelas protagonizadas por Toby Peters (hay 5 editadas en España): de lo mejor que he leído en años. Sólo me quedan cuatro por leer de veinticuatro (si no recuerdo mal), y lo voy demorando por lo que voy a sentir no tener más historias con las que continuar…

    • 7 belakarloff
      11 septiembre 2009 en 20:16

      De Toby Peters no estaría mal editar desde el principio TODO, ordenado y bien traducido.

      Otra cosa que me encantaría ver en España, íntegro, es la saga de Fredric Brown del tío y el sobrino detectives.

  6. 8 des_frankenstein
    11 septiembre 2009 en 20:32

    [quote=belekarloff]De Clark ashton Smith yo he preparado una COPIOSA antología, todo con material INÉDITO, para otra editorial. Espero que lo acepten.[quote]

    diosssssssssssssssssssssssssss, que guapooooooooooooooo

  7. 9 des_frankenstein
    11 septiembre 2009 en 20:34

    A mi lo que más me gustaría ver editado son las novelas de la colección gold medal de Fawcett. De vez en cuando puedes encontrar alguna. Pero una edición vintage con portadas originales… guau

    😀

  8. 12 belakarloff
    11 septiembre 2009 en 21:01

    Ya que estamos hablando de proyectos, y dado el tema del blog, sobre este sentido estoy moviendo algo, pero no puedo ser más específico de momento.

  9. 13 Dr.Lao
    11 septiembre 2009 en 21:09

    A mi me gusta mucho coleccionar “Holmes apócrifos”, pastiches y similares. Una vez que acabé con todo el canon, y sabiendo que ya no había más Sherlocks de Doyle para leer, empecé con cosas de otros autores para atenuar el mono. Tengo unas cuantas (los tres Meyers, el de Cay Van Ash…) pero soy consciente de que me faltan un montón y por eso me molesta tanto que los de Valdemar no se animen a reeditar sus cosas no-canónicas.
    Si vuelves a comer con ellos haz el favor de decirles que tienen un amigo un pelín molesto con su política editorial.

    • 14 belakarloff
      12 septiembre 2009 en 0:40

      La política editorial consiste en no editar lo que no vende. Así de sencillo. Triste, pero si la gente no responde… La colección empezó a vender muy bien, pero poco a poco fue descendiendo, descendiendo… y hubo que cortar.

  10. 15 des_frankenstein
    11 septiembre 2009 en 21:10

    Lo del proyecto de Holmes… dientes largos

    😀

  11. 16 des_frankenstein
    11 septiembre 2009 en 23:28

    A estas

    http://bookscans.fatcow.com/Publishers/gm/gm.htm

    Harboiled puro. El mejor del mundo.

  12. 17 belakarloff
    12 septiembre 2009 en 13:30

    Guau… Qué portadas. Aunque hay te todo: policiales, del oeste, de amor… Hasta está el “Sumuru” de Sax Rohmer…

  13. 18 des_frankenstein
    12 septiembre 2009 en 13:59

    Hombre, yo me refiero a las de novela-negra, es cierto que tenían de todo, fue la evolución del Pulp. Donald Westlake decía que las novelas Hardboiled de Gold Medal eran las más “toughest” de la historia.

    James Goodis
    John D MacDonald
    Peter Rabe
    Charles Williams
    Richard S. Prather

    míticos

    😉

  14. 19 Oscar
    12 septiembre 2009 en 15:46

    Hola. En la librería Opar de Madrid se pueden comprar todavía unos cuantos libros de la colección “Los archivos de Baker Street”:

    http://www.bibliolimpo.com/list.php?ocat=0&otem=0M0

  15. 20 belakarloff
    13 septiembre 2009 en 9:30

    Hola, Oscar. Bienvenido. Gracias por la información. Si, me dijeron los de Valdemar que los últimos fondos de la colección habían pasado ahí…

    Por cierto, los que pongáis links no os mosqueéis si el mensaje no aparece: el programa lo interpreta como spam; lo he de aprobar para que aparezca.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: