21
Mar
11

Cómo Watson aprendió el truco

Ante el cumpleaños de la reina María de Inglaterra, esposa de Jorge V, se decidió regalarle una casa de muñecas que reproducía a escala el Palacio de Buckingham, idea que provino de la prima de la reina, la princesa María Luisa. La casa fue construida a escala 1:12 por el arquitecto Sir Edwin Lutyens, y dentro de ella estaba la biblioteca, a la cual se incorporaron libritos escritos a mano por grandes escritores británicos, como J. M. Barrie, Ruyard Kipling, William Somerset Maugham o Thomas Hardy. Sir Arthur Conan Doyle escribió en 1922 “How Watson Learned the Trick”, un original de 503 palabras de redacción manuscrita en un libro formato 3,75 x 3,15 cm, alcanzando la extensión de 34 páginas. El relato, escrito en tercera persona, nunca ha sido incorporado al canon, y fue publicado por vez primera en The Book of the Queen’s Dolls’ House Library (1924), así como en el periódico New York Times del 24 de agosto de 1924. Después ha aparecido recopilado en The Uncollected Sherlock Holmes, editado por Penguin. Billy Wilder adaptó esta idea en su película La vida privada de Sherlock Holmes, pero esa escena fue eliminada en el montaje de estreno; sin embargo, puede verse en la edición en dvd aparecida en Estados Unidos (no así en la española). A continuación os ofrecemos el relato, íntegro y traducido al castellano.

Cómo Watson aprendió el truco

por Sir Arthur Conan Doyle

Watson había estado observando con atención a su compañero desde que se había sentado a la mesa del desayuno. Holmes de pronto alzó la vista y percibió su mirada.

 –Bien, Watson, ¿en qué está pensando? –preguntó.

 –En usted.

 –¿En mí?

 –Sí, Holmes. Pensaba en lo superficiales que son sus trucos, y lo sorprendente que es que el público siga mostrando interés por ellos.

 –Estoy bastante de acuerdo –dijo Holmes–. De hecho, recuerdo que yo mismo pensé algo similar.

 –Sus métodos –sentenció Watson gravemente–, son realmente fáciles de conseguir.

 –Sin duda –respondió Holmes con una sonrisa–. Quizá usted mismo pueda ofrecer un ejemplo de ese método de razonamiento.

 –Con mucho gusto –dijo Watson–. Puedo afirmar que usted estaba muy preocupado cuando se levantó esta mañana.

 –¡Excelente! –exclamó Holmes–. ¿Cómo pudo saber eso?

 –Debido a que suele ser un hombre muy ordenado y sin embargo se le ha olvidado afeitarse.

 –¡Dios mío! ¡Qué inteligente! –musitó Holmes–. No tenía ni idea, Watson, de que fuera tan idóneo como alumno. ¿Ha detectado su ojo de águila algo más?

 –Sí, Holmes. Tiene un cliente llamado Barlow, y no ha tenido éxito con su caso.

 –Dios mío, ¿cómo sabe eso?

 –Vi el nombre en el sobre. Cuando lo abrió soltó un gemido y se lo guardó en el bolsillo con el ceño fruncido.

 –¡Admirable! Qué observador es. ¿Alguna otra cosa?

 –Me temo, Holmes, que se ha volcado a la especulación financiera.

 –¿Cómo puede decir eso, Watson?

 –Abrió el periódico, se dirigió a la página financiera, y soltó una exclamación de interés.

 –Vaya, eso es muy inteligente, Watson. ¿Algo más?

 –Sí, Holmes. Se ha puesto el abrigo negro, en lugar de la bata, lo que demuestra que está esperando alguna visita importante en cualquier momento.

 –¿Algo más?

 –No tengo duda alguna de que podría hallar otras cosas, Holmes, pero sólo le informaré de esas pocas, a fin de demostrar que hay otras personas en el mundo que pueden ser tan inteligentes como usted.

–Y algunas otras no tan inteligentes –dijo Holmes–. Tengo que admitir que hay algunas, pero me temo, mi querido Watson, de que tengo que contarle entre esas personas.

 –¿Qué quiere decir, Holmes?

 –Bueno, mi querido amigo, me temo que sus deducciones no han sido tan felices como hubiera deseado.

 –Quiere decir que estaba equivocado…

 –Sólo un poco, me temo. Tomemos los datos en orden: No me he afeitado porque he enviado mi navaja a afilar. Me puse el abrigo, porque tengo, qué mala suerte, una inmediata cita con mi dentista. Su nombre es Barlow, y la carta era para confirmar la reunión. La página de críquet está al lado de la financiera, y la consulté para ver si Surrey ha ganado contra Kent. ¡Pero siga, Watson, vamos! Es un truco muy superficial, y no cabe duda de que pronto lo conseguirá.

“How Watson Learned the Trick” (1922)

Traducción: Carlos Díaz Maroto

Anuncios

36 Responses to “Cómo Watson aprendió el truco”


  1. 1 belakarloff
    31 agosto 2009 en 11:31

    Aquí os ofrecemos una joyita sherlockiana: un relato sobre la pareja detectivesca más famosa de la literatura escrito por el mismísimo Sir Arthur Conan Doyle, y que no suele aparecer publicado en el canon.

    Anteriormente apareció en uno de los boletines “Actas de Baker Street” de la Asociación de Sherlock Holmes de Barcelona. La traducción era mía, pero como la perdí, lo he traducido de nuevo para esta ocasión.

    No tengo constancia de que se haya publicado en España en otra ocasión. Agradeceré datos al respecto.

  2. 31 agosto 2009 en 11:45

    A mi no me suena haberlo leído.

    Muy simpático el micro; la verdad es que Doyle se gastaba un humor con bastante mal café cuando quería;)

  3. 3 belakarloff
    31 agosto 2009 en 12:18

    Sí, es una cosita ligerita, pero muy simpática…

  4. 4 Quatermain
    31 agosto 2009 en 12:26

    Un texto que desconocía. Muchas gracias por compartirlo con nosotros.

  5. 1 septiembre 2009 en 17:18

    Buenísimo.

    Y no sólo el relato, la historia de la casa de muñecas es genial.

    😀

  6. 6 Doctor Watson
    1 septiembre 2009 en 19:30

    Que bueno… Gracias por hacernos llegar estas cosas…

  7. 7 belakarloff
    1 septiembre 2009 en 20:20

    Pues estoy preparando otra cosita… Golosísima….

  8. 8 Dr.Lao
    2 septiembre 2009 en 9:30

    Muy divertido, yo tampoco lo conocía. Ahora nos tienes en áscuas con esa promesa de algo incluso más jugoso!

  9. 9 belakarloff
    2 septiembre 2009 en 10:24

    Incluso más, no necesariamente… Pero sí muy muy jugoso.

  10. 3 diciembre 2009 en 23:11

    Pues podría considerarse canónico, pese a ser una viñetilla…

  11. 11 Titánide
    8 diciembre 2009 en 15:20

    ¿Hay más cosillas escritas por Doyle que no estén en el canon? (Deberían estarlo).

    Y por cierto, ¿cómo se registra una aquí? ¿Hay que tener necesariamente un blog en wordpress?

    Saludos.

  12. 12 belakarloff
    9 diciembre 2009 en 10:13

    De ficción, que yo sepa no hay nada más. Sí hay algunas sinopsis que dejó escritas para posibles casos holmesianos, alguna de las cuales fue editada por Valdemar como apéndices a sus ediciones sherlockianas. Había pensado publicar esos apéndices aquí. ¿Qué os parece aquí? ¿Demasiado redundante?

  13. 13 belakarloff
    9 diciembre 2009 en 10:17

    Perdón, Titánide, se me había olvidado responderte a tu segunda pregunta. Para registrarse hay que pinchar abajo del todo, ángulo inferior izquierdo, donde pone Blog de WordPress.com

  14. 14 Jabez Wilson
    9 diciembre 2009 en 13:12

    Los textos fuera del Canon y esctitos por Doyle son los conocidos como “Aprocrypha” por los aficionados.
    El Caon Anotado de Klingsor los reune en su último tomo.

  15. 15 belakarloff
    9 diciembre 2009 en 14:02

    Es decir, que hay más…

  16. 16 titanide1986
    9 diciembre 2009 en 14:16

    Me acabo de leer otro, pero para leerlo lo he traducido con el traductor de google (vamos, que lo he leído en plan traducción cutre).

    Aquí está en inglés (lo digo por si a alguien le interesa, si se traduce con el google se entiende, aunque quede expresado un poco regular):
    http://www.world-english.org/holmes_fieldbazaar.htm

  17. 17 Jabez Wilson
    9 diciembre 2009 en 14:22

    Bela,
    en el artículo de la Wikipedia
    http://en.wikipedia.org/wiki/Canon_of_Sherlock_Holmes

    sale una relación en el epigrafe 2 “Extracanonical works”

  18. 18 albertolopezaroca
    9 diciembre 2009 en 16:48

    En wikipedia mencionan los obvios: “The Field Bazaar”, el que traduce Bela aquí, el plot para un relato de Holmes titulado “The Tall Man”, “El hombre de los relojes” y el magistral “Tres especial desaparecido”, un asunto en el que planea la figura de Moriarty claramente. Mencionan aparte las adaptaciones teatrales que Conan Doyle realizó de “La banda de lunares” y otra más que ahora mismo no recuerdo (¿Mazarino?). Pero no mencionan un cuentecillo no muy conocido incluido en “The Red Lamp” (cuentos de médicos), en el que aparece un doctor de Baker Street que tiene un ama de llaves llamada Mrs. Hudson.
    Por cierto, que “Angels of Darkness” no está en castellano, yo la he leído, y es algo que me cabrea, porque debe ser muy interesante ver a Watson en San Francisco o por ahí, casándose mil veces, en plan Baring-Gould.

  19. 19 belakarloff
    9 diciembre 2009 en 19:01

    Gracias por las informaciones. De momento, traduciré lo mejor que sepa el cuento de “The Field Bazar”, para publicarlo aquí, y luego intentaré hacerme con los demás…

  20. 20 albertolopezaroca
    9 diciembre 2009 en 23:27

    El de “The Red Lamp” está ya en cristiano, y hay mil millones de ediciones (y traducciones de Lázaro Ros) de “Los relojes” y “El especial desaparecido”. No conozco versiones castellanos del teatro de Doyle, ni por supuesto de los Ángels de la Oscuridad de las narices… Sé que ésto último lo publicaron los BSI a un precio de esos de Príncipe de Bohemia… El de “Tall man” -que no es nada trascendental, salvo que uno quiera hacer un pastiche partiendo del esquema de Doyle, cosa que ya han hecho otros autores varias veces- creo que está traducido en alguna parte, pero debe ser en algún fanzine o publicación especializadísima del Círculo Holmes… aunque no me hagas mucho caso.

  21. 25 marzo 2011 en 1:12

    ¡Me ha encantado! Aunque es divertido, breve y, en apariencia, intrascencente, hay un verdadero análisis del «truco», del tipo que a menudo hacen las parodias, las buenas.
    Quizá entre los trabajos holmesianos de Doyle extracanónicos habría que incluir sus versiones teatrales.
    Por cierto, obligaciones laborales me han tenido muy apartado de la red últimamente, veo que me he perdido post muy interesantes, me pondré poco a poco al día.

  22. 25 marzo 2011 en 1:16

    Perdona, Alberto, no había visto que ya habías mencionado el teatro. El otro día me puse a traducir la obra de Gillette, pero tengo otros trabajos de mayor prioridad y no sé cuánto me llevará. Eso sí, si alguien conoce una versión ya traducida ¡que me pare!

  23. 27 belakarloff
    25 marzo 2011 en 8:52

    No me consta que se haya traducido. Por cierto, no estaría mal que, una vez hecho el trabajo, que no debe ser poco, intentaras moverlo a ver si algún editor…

    Y si no surge, al menos, podrías mandarlo por e-mail a los interesados.

  24. 28 marzo 2011 en 0:39

    Pues curiosamente no lo había pensado. Es un incentivo para progresar en el proyecto, podría interesar a las editoriales con colección holmesiana. En caso contrario, por supuesto podéis contar con él igualmente.

  25. 29 belakarloff
    28 marzo 2011 en 7:58

    Y lo que dice De Maupertius: si añades anotaciones, mejor que mejor.

    Espero que alguna editora sea lo suficientemente inteligente para aceptarlo.

  26. 29 marzo 2011 en 10:47

    ¡Desde luego! Pues nada, me habéis animado y lo que era un proyecto de poca prioridad ha pasado a ser importante 🙂 Ya os tendré al tanto.

  27. 33 Birdy Edwards
    29 marzo 2011 en 11:07

    Estupendo!!!

  28. 34 C.G.
    12 junio 2011 en 1:12

    Se dice “regalarle” no, “regalarla”. Sino estás cayendo en el laísmo.
    El cuentecillo me ha encantado.

    • 35 titanide1986
      13 junio 2011 en 13:33

      Pues siendo precisos, también es “si no”, porque “sino” junto existe, pero ahí no es el que hay que utilizar 😛

      Un saludo a todo el mundo, por cierto. Ya no me suelo meter mucho por aquí aunque siga siendo holmesiana hasta la médula, pero es que soy de las que defienden el canon en plan radical y no quiero pelearme con los que defienden la última peli y demás (sin ánimo de ofender xD).

      Pues eso, saludos.

  29. 13 junio 2011 en 8:20

    Gracias. Se dice que los madrileños tenemos ese defecto… Unos más que otros, obviamente.

    Lo he corregido.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: