04
Oct
10

El collar de la muerte

Títulos originales: Sherlock Holmes und das Halsband des Todes / Sherlock Holmes et le collier de la mort / Sherlock Holmes la valle del terrore

Dirección: Terence Fisher, Frank Winterstein.

Productor: Artur Brauner para Central Cinema Company Film, Criterion Productions, Incei Film, Constantin Film Produktion.

Guión: Curt Siodmak, según los personajes creados por Sir Arthur Conan Doyle.

Fotografía: Richard Angst.

Música: Martin Slavin.

Intérpretes: Christopher Lee (Sherlock Holmes), Hans Söhnker (profesor Moriarty), Thorley Walters (Dr. Watson), Hans Nielsen (inspector Cooper), Senta Berger (Ellen Blackburn), Ivan Desny (Paul King), Wolfgang Lukschy (Peter Blackburn), Leon Askin (Charles), Edith Schultze-Westrum (Mrs. Hudson), Bruno W. Pantel, Heinrich Gies, Bernard La Jarrige, Linda Sini, Roland Armontel, Danielle Argence, Franco Giacobini, Waldemar Frahm, Rena Horten, Max Strassberg, Corrado Annicelli, Pierre Gualdi, Kurt Hain…

Nacionalidad y año: Alemania, Francia, Italia 1962.

Duración y datos técnicos: 82 min. B/N 1.66:1.

No creo que ningún aficionado haya tenido la mala suerte de iniciar su acercamiento a la filmografía y la obra del realizador británico Terence Fisher a través de El collar de la muerte (Sherlock Holmes und das Halsband des Todes, 1962). Y hablo de mala suerte en la medida de que probablemente se trate de su peor película. Por fortuna, nos encontramos de forma paralela con uno de sus títulos menos conocidos, lo cual por una vez en la vida hace justicia a una filmografía que por derecho propio figura entre las cimas del cine fantástico y de misterio de todos los tiempos. En cualquier caso, y sin ser una título del todo despreciable, lo que sorprende –y para mal– en Sherlock Holmes… es la despersonalización, atonía y desinterés con que Fisher acomete una película que se encuentra muy cercana a su periodo de efervescencia en Hammer Films, realizada a continuación de la estupenda y generalmente menospreciada El fantasma de la ópera (The Phantom Of The Opera, 1962) y la simpática más no excesivamente destacable parodia The Horror of It All (1963) Entre ambas se sitúa este encargo a modo de coproducción entre Alemania, Francia e Italia para Arthur Braumer –el hombre que pocos años antes logró que Fritz Lang revisitara el hermoso díptico El tigre de Esnapur (Der Tiger von Schnapur) / La tumba india (Das indische Grabmal)–, adaptando los personajes de Sir Arthur Conan Doyle que permitiría a Fisher llevar de nuevo a la pantalla al conocido detective Sherlock Holmes, algunos años antes ya utilizado por medio de la brillante El perro de Baskerville (The Hound of the Baskervilles, 1959) –en donde el célebre investigador estaba encarnado por Peter Cushing–.

 

Sin embargo, nos encontramos bastante lejos de los logros de aquella estupenda muestra de cine de misterio. En su contraposición, el título que nos ocupa deviene impersonal, carente de interés en su intriga, y en muy pocos momentos podemos adivinar que tras las cámaras se encontraba uno de los mejores cineastas británicos. Hechos como éste son los que en no pocas ocasiones permiten replantearse la importancia esencial de mantener un equipo técnico y creativo y un diseño de producción ya familiar para crear el caldo de cultivo necesario a la hora de ofrecer productos en los que se lograra sobrepasar la intención inicial de ser destinado al consumo de públicos adolescentes, logrando a través de talento, inventiva y lógica cinematográfica, como es el caso, ofrecer una galería de títulos que se encuentran entre las mejores propuestas del cine de terror europeo.

 

A su lado, resulta triste asistir al desarrollo de esta mediocridad, en la que no sabe uno si mirar hacia otro lado al comprobar como no nos encontramos alejados de tantas y tantas películas firmadas por Harald Reinl basadas en obras de Edgar Wallace, en donde la ambientación resulta limitada, muy limitada –apenas el alquiler de unos pocos coches de época y unos escasos figurantes–, la historia en ningún momento prende la atención del espectador, los intérpretes en líneas generales son lamentables –y no sólo podemos hablar así de Senta Berger, que por fortuna sale poco–, y la banda sonora se erige, dentro de su infamia, como el enemigo más poderoso del propio film, hasta el punto de romper con el relativo encanto que pudiera generar alguna secuencia, introduciendo unas sintonías que, además de horribles, en modo alguno se integran con la película.

 

Pero dentro de estas propias limitaciones hay un elemento que definitivamente lleva al traste cualquier atisbo de interés en la película, y con ello me refiero a la nula química que se establece por un lado entre los personajes de Holmes y el doctor Watson, y de otro en la escasa oposición que se marca entre el quisquilloso detective y su eterno antagonista en el terreno del crimen, Moriarty. Si en ambos frentes la película no lograr ofrecer un desarrollo de cierto interés y sus personajes puedan resultarnos atractivos, el fracaso lógicamente devendrá el adjetivo más pertinente de la función. Y en esta circunstancia creo que tienen no poca responsabilidad la ineptitud de los intérpretes encargados de representar al trío protagonista, en el que lamentablemente no podemos hacer excepción con un Christopher Lee excesivamente estólido e inadecuado que sorprende en esa constante frialdad, el hecho de estar dirigido por alguien que previamente había logrado de él no solo grandes interpretaciones sino, lo que es más difícil, modular el conjunto de su personalidad como actor cinematográfico.

 

En medio de un conjunto dominado por la impersonalidad y la rutina, es innegable que Sherlock Holmes… mantiene algunos elementos de cierto interés. El más relevante de ellos es, sin duda, la concurrencia de una contrastada fotografía en blanco y negro que, unida a una planificación abundante en angulaciones de cámara, permite ofrecer cierto empaque visual a la función. En este sentido, la puntual recurrencia al cine de Welles tiene dos exponentes claros en la función. La primera de ellas se centra en ese encuentro nocturno entre Moriarty y Holmes, que en su formulación visual está directamente emparentado con la magistral secuencia de Sed de mal (Touch of Evil, 1957), en la que Joseph Calleia intentaba lograr la confesión de las acciones del detective que encarnaba Welles. La segunda tiene un inequívoco regusto –en pobre– del célebre episodio de las alcantarillas en El tercer hombre (The Third Man, 1949. Carol Reed) siempre adjudicada –no sé si con pertinencia–, a la inventiva aportada por Welles. Todo ello, junto a la presencia de planos inclinados y determinados instantes –las secuencias en las que se discurre por estancias ocultas, o el fragmento del detective en casa de su irreconciliable enemigo protagonizado por una urna de cristal que conserva una escultura egipcia, y que en su parte inferior alberga expectante una serpiente–, son momentos más o menos atractivos que al menos permiten salir del letargo al espectador ante una película que, de no estar firmada por Terence Fisher –aunque los créditos indican como presumible correalizador a Frank Winterstein, presumible incorporación de cara a los sindicatos–, permanecería con justeza condenada al olvido, y definida como una de las propuestas más estériles entre las adaptaciones cinematográficas de un personaje muy frecuentado ante la pantalla.

 

Juan Carlos Vizcaíno (Alicante. España)

 

NOTA: Este texto se publicó originalmente en la web Cinema de perra gorda, http://thecinema.blogia.com/, y ha sido tomado de ahí con el consentimiento del autor.

Anuncios

18 Responses to “El collar de la muerte”


  1. 1 belakarloff
    4 octubre 2010 en 8:51

    Aquí tenéis otra reseña cinematográfica de una película hasta hace poco muy difícil de ver.

  2. 2 De Maupertuis
    4 octubre 2010 en 16:00

    La crítica es ajustadísima. La película es horrenda.

  3. 5 octubre 2010 en 9:10

    Aunque disfruté esta película, he de admitir que mi juicio es cuestionable, quizá me deje llevar por mi admiración incondicional por Lee.
    No obstante, no estoy tan ciego como para no ver algunos de los problemas que señala el autor y a los que debemos añadir otro fatal: la desaparición de las voces del dúo protagonista en la versión inglesa. En el rodaje ambos hablaban en ingles y Lee se ha lamentado en varias ocasiones de la perdida de su trabajo en favor de un doblador. La grave y elegante voz de Lee es una de sus mejores bazas y la suplantación resulta un disfraz más lamentable que la nariz de goma que hubo de lucir.
    También puedo argumentar en favor de esta película que Thorley Walters volvió a encarnar a Watson al lado de los Holmes Peter Jeffrey (1969) Douglas Wilmer (1975) y Christopher Plummer (1977) de manera que no debería ser tan inconveniente para el personaje.

    En todo caso me queda una insatisfacción, ya que pienso que Lee no ha desarrollado todo lo que podía haber dado al personaje, ya que los dos telefilmes englobados bajo el titulo común de Los años dorados no resultan muy convincentes.

  4. 4 doctorwatson65
    5 octubre 2010 en 19:55

    Nunca he visto la peli, pero si es tan horrible no se que pensar… 🙂

  5. 5 belakarloff
    6 octubre 2010 en 9:13

    La película se rodó SIN sonido directo, costumbre habitual de la Europa del momento. Después, en post-producción se dobló. Christopher Lee no dobló ni la versión inglesa ni la alemana (habla a la perfección ese idioma, y en otras pelis sí lo ha hecho)

    En la peli de Christopher Plummer Watson no es Thorley Walters, sino James Mason. Y Walters también es un grato secundario de la Hammer, como por ejemplo en FRANKENSTEIN CREÓ A LA MUJER.

  6. 6 Jabez Wilson
    6 octubre 2010 en 12:13

    Pues a mí, humildemente, me parece un “buena” película.
    Es una producción voluntariosa, esforzada y digna.
    Dadas las limitaciones de todo tipo con las que tuvo que lidiar ,
    no es poco

  7. 6 octubre 2010 en 22:03

    🙂 Menos mal que te gusta a ti también, Jabez, yo me cortaba un poco porque no me gusta dar siempre la nota discordante. Creo que la frialdad de Lee procede de un análisis profundo del Canon; es un actor que justamente se ha preocupado mucho de conocer bien los referentes literarios de sus personajes.
    Hay algo en lo que creo que todos estaremos de acuerdo: es impresionante lo que cambia la atmósfera y el aspecto general de la película en comparación con las de la Hammer. Lo que quiero decir es que esta cinta evidencia la importancia de otros elementos de la producción aparte del director: aunque cuente con Fisher y Lee, tiene pinta de ser una película alemana, si me permitís la perogrullada.

    Bela: sin duda tienes razón y la grabación de las voces de Lee y de Walters nunca exisitó, concuerda con otras fuentes que he consultado, pero en el documental Tha Many Faces of Sherlock Holmes, Lee, tras contar su experiencia en el Hound de la Hammer, dice:
    «En 1962 una productora alemana me dio la ocasión de interpretar a yo mismo a Holmes, en
    Sherlock Holmes y el collar de la muerte. Thorley Walters interpretó a mi Watson, más tarde repitió brevemente el papel para Gene Wilder [En realidad, para Douglas Wilmer en la película protagonizada por Wilder]. Desafortanadamente, nuestras voces fueron remplazadas en la banda sonora por las de otros dos actores» Tras un breve fragmento de la película añade «¡Showbusines!» con el ceño fruncido pero con cierta resignación en la entonación. Es en el minuto 43 y el documental en cuestión está disponible en la red:

    Puede que dijera que remplazaron sus voces en el sentido de que simplemente las doblaron, pero yo lo interpreté literalmente, seguramente por la amargura que expresa Lee sobre el particular.

    «En la peli de Christopher Plummer Watson no es Thorley Walters, sino James Mason.» Bela, no te creas que me olvido de Asinato por decreto 😛 Naturalmente, hago alusión al Watson de Plummer en Silver Blaze de 1977. Creo que ya lo mencionamos en el foro, pero la novedad desde entonces es que he conseguido hacerme con la película 🙂 Aunque se trata de una producción televisiva sin pretensiones encuentro el guardarropa holmesiano de Plummer más elegante que el que usó en su enfrentamiendo con Jack el destripador.

    De todas formas, que Walters hiciera varias veces de Watson admito que no es garantía, también Patrick Macnee lo ha interpretado varias veces y no resulta muy convincente. Yo tengo la manía de imaginarme con la cara de Walters al Dr. Parker, el acompañante de Solar Pons.

  8. 8 belakarloff
    7 octubre 2010 en 10:31

    Menos mal que te gusta a ti también, Jabez, yo me cortaba un poco porque no me gusta dar siempre la nota discordante.

    NO TE CORTES EN ABSOLUTO. CADA CUAL TIENE SU OPINIÓN Y ES TAN LIBRE COMO CUALQUIERA DE EXPRESARLA. Y QUIEN SE MOSQUEE POR QUE ALGUIEN OPINE DE FORMA DISTINTA ES QUE ES BASTANTE INMADURO…

    Creo que la frialdad de Lee procede de un análisis profundo del Canon; es un actor que justamente se ha preocupado mucho de conocer bien los referentes literarios de sus personajes.

    ESTOY DE ACUERDO CONTIGO.

    aunque cuente con Fisher y Lee, tiene pinta de ser una película alemana, si me permitís la perogrullada.

    TOTALMENTE CIERTO. TAL COMO DICE VIZCAÍNO EN SU RESEÑA, ESTÁ MÁS CERCA DE LAS ADAPTACIONES DE LAS NOVELAS DE EDGAR WALLACE QUE EN ESA ÉPOCA HACÍAN EN ALEMANIA.

    «En la peli de Christopher Plummer Watson no es Thorley Walters, sino James Mason.» Bela, no te creas que me olvido de Asinato por decreto Naturalmente, hago alusión al Watson de Plummer en Silver Blaze de 1977.

    CIERTO. LUEGO LO PENSÉ, DESPUÉS DE ESCRIBIRLO.

    Creo que ya lo mencionamos en el foro, pero la novedad desde entonces es que he conseguido hacerme con la película

    MMMMMMMM… INTERESANTE. TE ENVÍO UN PRIVADO.

  9. 8 octubre 2010 en 16:19

    Gracias, Bela. La verdad es que me incomoda defender con frecuencia opiniones contracorriente porque pienso que podría debilitar mis argumentos: es decir, podría parecer que son opiniones que proceden más de un espíritu beligerante que de un análisis, lo que no es el caso. Es decir, llevar demasiado la contraria es una mala estrategia retórica, pero claro, no por ello voy a cambiar lo que pienso.

    La copia de Silver Blaze con la que me he hecho es bastante mala y, no sé porqué, no consigo reproducirla entera en mi equipo. Tengo ahora el aula libre y una hora hasta que lleguen los alumnos, así que aprovecho para intervenir aquí y, a continuación ver la peli 🙂 Podría usar el proyector, pero me voy a cortar y verla más discretamente en la pantalla 😛

  10. 10 belakarloff
    8 octubre 2010 en 19:55

    Ese espíritu beligerante que refieres es innegable en determinada gente de algunos foros que visito. Pero en otros casos, simplemente, se opina lo contrario, y punto. A mí me pasa a menudo.

  11. 11 Profesor Moriarty
    12 octubre 2010 en 12:36

    ¿Alguien sabe cuando saldrá al mercado el segundo tomo de “Sherlock Holmes Anotado” de Editorial Akal?

    Thanks.

  12. 12 Jabez Wilson
    13 octubre 2010 en 7:26

    Si Profesor; alguien lo sabe:estará en las librerías este próximo diciembre

  13. 13 Profesor Moriarty
    13 octubre 2010 en 9:25

    Me gustaría saber que opinión les merece, como seguidores de la obra de Conan Doyle y como lectores, esta edición de Akal.

    Agradezco sus opiniones.

  14. 14 Birdy Edwards
    16 octubre 2010 en 16:47

    A mi la edición de Akal me parece una maravilla. Eso si a mi me valen todas, tengo la de Aguilar con traducción de Lazaro Ros, la de Anaya en la colección Tus libros, la de Catedra, la de Valdemar (incompleta por ahora) y una de quioscos de Orbis. Creo que todas se complentan, lo que no tienen una lo tienen otras.

  15. 15 Profesor Moriarty
    16 octubre 2010 en 16:56

    Gracias por su comentario, Mister Edwards. Tengo el primer volumen de Akal y de momento solo le he echado un vistazo por encima, pero promete. Veo que es usted un verdadero aficionado a coleccionar ediciones. Yo tengo dos tomos del Strand Magazine de 1902 con “The Hound of The Baskervilles” y otro de 1892 con más Sherlock. Los compré en Ebay y quisiera ampliar la colección.

    Un saludo.

  16. 16 belakarloff
    17 octubre 2010 en 11:44

    Yo no tengo aún lo de Akal, pero tengo pensado hacerme con él. Tiempo atrás compré un tomo en inglés en un VIPS, con la edición facsímil de todo…

  17. 17 Birdy Edwards
    17 octubre 2010 en 14:03

    Que editorial y mas datos de ese libro que tiene que ser una joya….

  18. 18 belakarloff
    18 octubre 2010 en 12:59

    Lo tengo en casa de mis padres; el domingo que voy a comer lo miro, lo anoto y te lo digo. Pero tiene sus añitos, quizás sea difícil de localizar…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: