27
Sep
10

La mujer araña [Universal: 05]

Título original: The Spider Woman

Título de televisión y dvd: Sherlock Holmes y la mujer araña

Director y productor: Roy William Neill

Guión: Bretram Millhauser, basado en los personajes de Sir Arthur Conan Doyle

Fotografía: Charles Van Enger

Música: Hans J. Salter

Intérpretes: Basil Rathbone (Sherlock Holmes), Nigel Bruce (doctor Watson), Gale Sondergaard (Adrea Spedding), Dennis Hoey (inspector Lestrade), Vernon Downing (Norman Locke), Alec Craig (Radlik), Arthur Hohl (Adam Gilflower), Mary Gordon (Mrs. Hudson), Angelo Rossitto (Obongo), Lydia Bilbrook (Susan), Gene Roth (Taylor)…

Nacionalidad y año: Estados Unidos 1944

Duración y datos técnicos:  63 min. B/N 1.37:1

Aunque mi conocimiento de la serie que la Universal produjo en torno al personaje de Sherlock Holmes durante la década de los cuarenta es bastante fragmentario, no se puede dejar de reconocer que La mujer araña (The Spider Woman, 1943. Roy William Neill) resulta uno de sus exponentes más solventes. Lo es en primer lugar por situarse cronológicamente dentro de un ámbito de producción más cuidado que el de los últimos exponentes de dicho ciclo, pero al mismo tiempo por contar sus características con un guión relativamente ingenioso –en la medida que lo podían ser los contextos codificados de estas historias ligadas al contexto del serial–, y una realización francamente eficaz. Todo ello propiciará un relato trepidante, que dentro de su habitual y ajustada duración de poco más de una hora ofrece los suficientes giros y elementos ligados al cine de misterio para lograr con su conjunto una apreciable compenetración, evitando en buena medida elementos y convenciones molestas que lastraban –fundamentalmente a nivel argumental– otros títulos posteriores de la serie, en líneas generales más descuidados a todos los niveles.

Estamos en un Londres asolado por la sucesión de suicidios protagonizados por diversos de sus ciudadanos. Un rápido montaje nos muestra una ciudad en estado de shock, devastada por la reiteración de estas noticias trágicas, planteándose ante la población la ineficacia de la policía y, lógicamente, la inacción de Sherlock Holmes (Basil Rathbone), que aparentemente se encuentra desaparecido de la vida cotidiana. Holmes disfrutas de unas vacaciones en Escocia, aunque allí confiese al siempre despistado Watson (Nigel Bruce) que sufre una serie de extraños mareos que podrían indicar un delicado estado de salud. De repente sufrirá uno de estos desvanecimientos, cayendo por el rápido fluvial y ahogándose. La noticia consternará la vida londinense y provocará el abatimiento de sus más estrechos colaboradores, incluso a algunos, como el inspector Lestrade de Scotland Yard, que en vida siempre fue combativo con el célebre detective.

Sin embargo, todo será una estratagema estudiadamente preparada por el investigador para hacerse pasar por muerto, estableciendo con ello un elemento de confianza hacia los criminales que están provocando estas muertes –Holmes nunca ha creído que los suicidios fueran accidentales–. En esta línea se hará pasar como un alto militar indio (de la India) en horas bajas económicas, para contactar con los criminales que están provocando estas muertes, de quien está convencido se encuentran liderados por una mujer, dado lo refinado de los métodos empleados. No andará desencaminado, puesto que de forma paralela la pérfida Adrea Spedding (Gale Sondergaard) pica en la trampa urdida por el detective, acercándolo al casino en el que desarrolla sus actividades. Allí se relacionará con él, estableciéndose un extraño juego entre ambos personajes, progresivamente conscientes ambos de tener a su lado un peligroso rival. Un duelo de matices irónicos y perfiles psicológicos, quizá establecido con cierto esquematismo, pero indudablemente eficaz en su desarrollo, que culminará con el fallido intento de asesinato de Sherlock –utilizando una araña de gran tamaño y veneno letal, que logrará ser neutralizada por su propio destinatario–. Sin embargo, la labor del detective no logrará, pese a todo, establecer las pruebas necesarias para detener a Adrea y su grupo de colaboradores, aunque ésta muy pronto logre descubrir que detrás de la caracterización del militar indio se encuentra nuestro legendario protagonista. A partir de ese momento, los vericuetos del guión nos mostrará a un extraño niño –sobrino de Adrea–, otro intento de asesinato de Sherlock y Watson, las incidencias que se suceden en la mansión de un especialista en artrópodos tropicales –de donde partió la venta de las arañas utilizadas en los crímenes–, y una conclusión final desarrollada en las instalaciones de una feria, que el investigador definirá como el lugar perfecto para poner en práctica cualquier crimen, ya que este pasaría desapercibido entre el clamor de la multitud.

Con sinceridad, para poder disfrutar de los valores que ofrece una película tan codificada como la que nos ocupa, cierto es que hay que manifestar ciertas tragaderas. Nunca me ha resultado especialmente creíble la suficiencia que Holmes –especialmente en los títulos protagonizados por Rathbone–, despliega en sus diferentes títulos. En este caso tampoco es una excepción. Esa facilidad para detectar que los crímenes los ha cometido una mujer, o el hecho de que Adrea visite a Holmes de forma tan fácil –se supone que está muerto–, son ingenuidades que, preciso es reconocerlo, no me resultan demasiado creíbles. Pero intentando hacer abstracción de ellas, cierto es que THE SPIDER… ofrece no pocos motivos de interés. Desde la singularidad del planteamiento inicial, mostrando la muerte de Holmes, los toques de comedia que se proyectan en Watson en las secuencias desarrolladas con posterioridad a la muerte de su amigo –que más adelante tendrán su divertido contrapunto en el episodio entre éste y el viejo profesor, al que Watson cree el propio Holmes disfrazado–, hasta el desarrollo de la falsa relación entre el detective –camuflado de indio– y la pérfida Adrea, descrito en un tono de alta comedia y jugosos apuntes. Lo cierto es que la conjunción de todos estos elementos logran establecer en la película un conjunto atractivo, lo suficientemente bien dosificado en los elementos de misterio, y algunos simplemente inquietantes, de los cuales me gustaría destacar el aspecto bizarro que aporta ese extraño sobrino mudo de Adrea –a mi juicio el mayor acierto del film–, que parece establecerse como un hipotético descendiente secreto del Renfield encarnado por Dwight Frye en el Drácula (Dracula, 1931) de Tod Browning.

Esa estructuración en breves episodios es obvio que se encuentra amparada por una puesta en escena muy ágil por parte de Neill, experto en plasmar atmósferas de estas características, e insertando en ella oportunos toques de comedia para equilibrar el conjunto del relato. Lógicamente, la película tendrá que concluir con un episodio especialmente atractivo, que combina en su desarrollo un apunte antinazi, la posible destrucción de Holmes ¡a cargo de su fiel Watson, sin que él lo sepa!, y un planteamiento de salvación en el último minuto, quizá hoy día algo previsible, pero indudablemente efectivo, que me recordó los planteamientos que, décadas después, planteaban los episodios de la excelente serie televisiva Jim West (The Wild Wild West; 1965–1969). Neill filma el fragmento con una adecuada ubicación de la cámara y una notable movilidad de su planificación, caracterizada por la utilización de reencuadres y ofreciendo una lograda continuidad del plano. Todo ello para redondear un conjunto atractivo, dentro de las limitaciones de la serie, y en la que la equilibrada distanciación y aceptación de sus coordenadas, así como una adecuada realización cinematográfica, redondean un resultado francamente apreciable.

Juan Carlos Vizcaíno

NOTA: Este texto se publicó originalmente en la web Cinema de perra gorda, http://thecinema.blogia.com/, y ha sido tomado de ahí con el consentimiento del autor.

Anuncios

2 Responses to “La mujer araña [Universal: 05]”


  1. 1 belakarloff
    27 septiembre 2010 en 9:08

    Una nueva entrega, desordenada, del ciclo Universal protagonizado por Basil Rathbone, y obra de nuestro amigo Vizcaíno, que este mes ha debutado flamantemente como colaborador de la revista DIRIGIDO POR…, a la sazón la mejor revista de cine que se publica en este país.

  2. 2 doctorwatson65
    5 octubre 2010 en 20:03

    Me gusta esta peli…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: