14
Abr
10

Gaslight Grotesque: Nightmare Tales of Sherlock Holmes

Editores: J. R. Campbell y Charles Prepolec

Pie de imprenta: Calgary: Edge Science Fiction and Fantasy Publishing, 2009

Segunda antología editada por los señores Campbell y Prepolec con la idea de implicar a Sherlock Holmes en aventuras de corte sobrenatural, y segunda decepción. Quien leyera en su día mis comentarios a Gaslight Grimoire recordará que muy pocos relatos contaban con un mínimo de calidad (siempre desde mi punto de vista, por supuesto). Sin embargo, al leer unas cuantas reseñas positivas sobre esta nueva recopilación, decidí darle una nueva oportunidad a esta mixtura que, una vez más, no ha conseguido cuajar.

Y es que resulta muy difícil hacer que funcione una historia en la que Holmes se enfrenta a fantasmas, vampiros y demás criaturas fantásticas. Se han dado casos, por supuesto, pero se trata normalmente de obras escritas por autores de gran talento (algo que, por desgracia, no abunda en Gaslight Grotesque), y resultan las típicas excepciones que confirman la regla. Ya lo dijo el mismo Detective en su día: “The world is big enough for us. No ghosts need apply”.

Procedo a listar los contenidos de esta antología, con breves comentarios para cada uno de sus apartados y relatos:

“Tales of Terror & Mystery”, prefacio de Leslie S Klinger que consiste básicamente en dos breves historias de la literatura de horror y de la de corte detectivesco desde sus orígenes hasta el siglo XIX.

“The Horror of It All”, introducción firmada por uno de los editores, Charles V. Prepolec. En ella habla sobre el gusto de Doyle por las historias de horror (de las que escribió algunas excelentes, por cierto), y de los matices mínimamente sobrenaturales que pueden encontrarse en algunos de sus relatos de Holmes. Además, realiza una breve presentación de los relatos de la antología.

“Hounded”, de Stephen Volk. Watson acude a una sesión espiritista para convocar el espíritu de su fallecido amigo Holmes, y lo que consigue es permitir que acceda a nuestra realidad un sabueso demoníaco al que ya se enfrentó junto al detective en su día (en El Sabueso de los Baskerville, claro). Un argumento tan estúpido como mal narrado.

“The Death Lantern”, de Lawrence C. Connolly. Holmes, Watson y Lestrade observan la horrible muerte de un mago en una primitiva filmación cinematográfica. Narrado por Watson en un estilo nada convincente.

“The Quality of  Mercy”, de William Meikle. Un viejo amigo de Watson le convoca en Edimburgo porque piensa que el espíritu de su difunta esposa le acecha. Por supuesto, Holmes acudirá junto al buen doctor. El narrador es el amigo de Watson y, a pesar de tratarse de un relato aceptable, el final resulta altamente decepcionante.

“Emily’s Kiss”, de James A. Moore. Una narración de corte lovecraftiano en la que una familia sufre una extraña enfermedad que me recordó a “La novela del polvo blanco” de Arthur Machen. Narrado por Watson con una voz nada convincente, de nuevo un mal final destroza lo que podría haber sido un buen relato.

“The Tragic Case of the Child Prodigy”, de William Patrick Maynard. Holmes y Watson se enfrentan a un trasunto de Aleister Crowley que ha creado a una humanoide que a punto está de acabar con el detective. Correctamente narrado por Watson, se trata de un relato aceptable.

“The Last Windigo”, de Hayden Trenholm. Watson nos narra, con un estilo más que correcto,  una aventura vivida junto a Holmes en Canadá, y que les llevó a enfrentarse al mítico Wendigo (o tal vez no). Buen relato.

“Celeste”, de Neil Jackson. Un narrador omnisciente relata como Holmes, a petición del príncipe Jorge de Inglaterra, investiga el famoso barco Mary Celeste y se enfrenta a los horrores que oculta junto al hijo de un doctor que desapareció en el velero. Regular.

“The Best Laid Plans”, de Robert Lauderdale. Narración de Lestrade sobre los horribles sucesos ocurridos la noche en la que cayó la organización de Moriarty. Muy bien escrito, pero absurdo de principio a fin.

“Exalted are the Forces of Darkness”, de Leigh Blackmore. Watson relata como conoció junto a Holmes a Aleister Crowley (el verdadero, esta vez) durante la investigación de unos horribles asesinatos cometidos por un demonio. Pese a no estar mal escrito, el autor ha cometido un error garrafal: Holmes recibe un telegrama envidado por Gregson en el que le comunica cierto dato y, después, cuando el detective expone el dato en cuestión, el policía le pregunta asombradísimo cómo es posible que lo sepa. Fallos de este estilo dan fe de la mala labor editorial de los recopiladores de esta antología.

“The Affair of the Heart”, de Mark Morris. Narración de Watson. Detective y doctor se ven envueltos en una aventura que implica viajes en el tiempo. Un auténtico galimatías.

“The Hand-Delivered Letter”, de Simon Kurt Unsworth. Todo el relato es una carta escrita por Moriarty en la que le narra a Holmes cómo sobrevivió a la caída en Reichenbach y los años que ha pasado oculto en las sombras tramando su terrible venganza (heredera tanto de Mary W. Shelley  como de George Romero). La carta está muy bien escrita, pero el autor parte de la idea de que Holmes cayó en las cataratas al igual que Moriarty, y consiguió sobrevivir, así que demuestra no tener ni la más mínima idea de lo que está hablando. Lástima…

“Of the Origin of the Hound of the Baskervilles”, de Barbara Roden. El único relato que vale realmente la pena en toda la antología. Barbara Roden reinterpreta todo el caso del Sabueso, introduciendo el elemento licantrópico en la historia y logrando que encaje a la perfección con la novela de Doyle. Narra Watson con una voz más que conseguida.

“Mr Other’s Children”, de J. R. Campbell. Finalmente tenemos, como en la anterior antología, un relato de uno de los editores. En este caso, afortunadamente, el resultado es muy superior al precedente. Holmes y Watson acuden en ayuda del inspector Bradstreet y se enfrentan a una horrible criatura deseosa de procrear con una hembra humana. Buen relato narrado por Watson.

Y eso es todo. En esta ocasión la calidad media de los relatos es bastante inferior a la anterior recopilación. Reconozco que se me han quitado las ganas de leer más historias de corte fantástico en las que intervenga Holmes, pero probablemente volveré a caer antes o después (la carne es débil, ya saben). Tan solo confío en tener mejor suerte la próxima vez.

José Rafael Martínez Pina

Anuncios

11 Responses to “Gaslight Grotesque: Nightmare Tales of Sherlock Holmes”


  1. 1 belakarloff
    14 abril 2010 en 7:53

    Una nueva entrega a la colección de INÉDITOS EN ESPAÑA que estamos publicando, para regocijo y al tiempo desesperación de los aficionados. Aunque el comentario no es muy halagüeño, la verdad, me apetece…

  2. 2 Luis Miguez
    14 abril 2010 en 11:39

    Normal que le apetezca a usted por lo bizarro, pero la impresión negativa que causa este volumen al crítico no me sorprende en absoluto. Algo hay en Holmes que atrae este tipo de ideas, pero estoy convencido de que, aunque efectivamente hay esfuerzos notables, lo sobrenatural verdaderamente no casa con el personaje. Atmósfera gótica sí, animales raros sí, situaciones siniestras sí, pero lo sobrenatural como tal… Difícil, difícil.

  3. 3 belakarloff
    14 abril 2010 en 11:55

    Yo es que además soy bastante amante de la literatura sobrenatural, de ahí que esa mezcla me atraiga. Pero, por otro lado, al crítico también se nota que le gusta, por la alusión al gran Arthur Machen por ejemplo, por lo cual…

  4. 4 Quatermain
    14 abril 2010 en 13:42

    Me encanta la literatura sobrenatural, desde luego. Pero, como bien apunta Luis, es muy difícil que lo sobrenatural encaje en el universo holmesiano. De todos modos, como indico en el artículo, un escritor talentoso puede jugar sus cartas adecuadamente. Pero el talento es algo que, por desgracia, no abunda en esta antología…

  5. 5 belakarloff
    14 abril 2010 en 18:21

    Quatermain:
    Pero el talento es algo que, por desgracia, no abunda en esta antología…

    Salvo, por lo que dices, “Of the Origin of the Hound of the Baskervilles”, de Barbara Roden. No estaría mal que apareciera suelto traducido por ahí…

  6. 6 doctorwatson65
    14 abril 2010 en 19:08

    Interesante reseña, lástima que los relatos no sean buenos…

  7. 7 Quatermain
    14 abril 2010 en 19:19

    El problema de muchas antologías que he leído es que la calidad media no suele ser muy alta: suele haber bodrios, algún relato aceptable y escasas obras que valgan realmente la pena. Cuando me toque la lotería, prometo hacer una “Antología Definitiva” y editarla en castellano. 😉

  8. 9 belakarloff
    14 abril 2010 en 19:25

    Quatermain:
    Cuando me toque la lotería, prometo hacer una “Antología Definitiva” y editarla en castellano.

    Te tomo la palabra.

  9. 10 Jabez Wilson
    21 abril 2010 en 7:56

    Quizás les pueda interesar,
    en la librería online bittenbybooks se celebra este miércoles la presentación on-line de “Gaslight Grotesque”
    .

    Dejo la dirección:
    http://bittenbybooks.com/?p=23104

  10. 11 Quatermain
    21 abril 2010 en 18:11

    “¿Seleccionando sólo los relatos buenos…?”

    Elemental, mi querido Watson. 😉

    Eso sí: serían los buenos según mi criterio, que no tiene porque coincidir con el del resto de la humanidad…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: