08
Abr
10

The Stalwart Companions

Título: The Stalwart Companions

Autor: H. Paul Jeffers

Pie de imprenta: London: Titan Books, 2010.

Colección: The Further Adventures of Sherlock Holmes; s/n.

Fecha de publicación original: 1978

Como todo aficionado a la lectura de pastiches holmesianos sabe, normalmente hay que sufrir la lectura de numerosas obras de escasa calidad antes de encontrar alguna joya esporádica que nos anime a continuar nuestra interminable búsqueda de novelas o relatos que nos devuelvan al Holmes que amamos. Ahora, gracias a la colección “The Further Adventures of Sherlock Holmes” podemos acceder con facilidad a obras que se publicaron hace décadas y que, en algunos casos, resultaba muy difícil conseguir. Y, entre esas obras, de vez en cuando surge una agradable sorpresa como la novela que nos ocupa.

En la primera parte de la novela, el autor se presenta a sí mismo como un aficionado a Holmes que nunca ha creído que el detective fuese un personaje real. Sin embargo, una investigación que llevará a cabo con su amigo B. Alexander Wiggins (un gran experto en la vida de Holmes, que afirma ser nieto del Wiggins que comandara en su día a los Irregulares de Baker Street)  tendrá como resultado el hallazgo de varias cartas que intercambiaron en su día Holmes, Watson y Theodore Roosevelt (vigésimo sexto Presidente de los Estados Unidos) y, aún más importante, un manuscrito que Roosevelt escribió narrando una investigación que llevó a cabo junto a Holmes en 1880.

Como ocurrió con varios de los casos que Watson redactó y guardó en la famosa caja de latón, Holmes no quiso que la crónica de Roosevelt viera la luz por considerar que los hechos que contenía podían afectar negativamente tanto a alguno de sus protagonistas como a sus descendientes. Pero Jeffers (ahora convencido por completo de que Holmes fue una verdadera figura histórica) no dudará en editarlo para disfrute de los incontables seguidores del famoso detective.

Sin entrar en demasiados detalles, la novela relata como un joven Holmes (de gira en los Estados Unidos en su etapa como actor shakesperariano) conocerá en persona a un también joven Roosevelt, con el que había mantenido correspondencia durante algún tiempo. Ambos amigos colaborarán con el detective Hargreave en la resolución de un asesinato aparentemente casual que, sin embargo, acabará haciéndoles descubrir una conspiración destinada a acabar con la vida del presidente Hayes.

La novela, muy bien escrita, se lee con celeridad y nos presenta a un Holmes pre-Baker Street que, sin embargo, hace alarde de todos aquellos rasgos que le caracterizan en los textos canónicos. Jeffers complementa el texto con una serie de notas que le permiten realizar un juego de referencias bastante conseguido: además de brindar información histórica que certifica la historicidad del texto, valga la redundancia, recoge alguno de los comentarios que realiza Holmes para indicar que Watson los registró en tal o cual relato canónico. De este modo, tomando como base el material de Doyle, pone en boca del detective determinados comentarios como si los hubiese hecho por primera vez antes de que el buen doctor los incluyera en sus escritos. Un sistema sencillo, pero tremendamente efectivo.

Buscando información sobre el autor, he encontrado dos textos que se relacionan en mayor o menor medida con Sherlock Holmes:

-Por un lado tenemos Murder Most Irregular, novela de misterio en la que aparecen los miembros de la sociedad real “Baker Street Irregulars”.

-En segundo lugar, la más reciente antología The Forgotten Adventures of Sherlock Holmes, en la que adapta algunas de las historias radiofónicas que escribiera en su día Anthoy Boucher para que las interpretaran Basil Rathbone y Nigel Bruce.

Hay que lamentar, como es habitual en la mayoría de textos que comento, que no lo encontremos disponible en castellano. Habrá que confiar en que cuando se estrene la continuación de la película de Ritchie los editores se decidan a publicar material inédito en lugar de volcarse de nuevo en reeditar el material canónico que todos tenemos ya. Por soñar, que no quede…

José Rafael Martínez Pina

Anuncios

17 Responses to “The Stalwart Companions”


  1. 1 belakarloff
    8 abril 2010 en 8:03

    Interrumpimos un rato la publicación de las ponencias para variar pelín el tono del blog con una reseña de un libro inédito en nuestro país, a ver si algún editor ve la luz.

  2. 2 bohemia
    8 abril 2010 en 11:43

    Vaya, qué buena pinta tiene! La verdad es que llevo tiempo sin leer pastiches, porque los últimos que leí eran bastante decepcionantes… Pero siempre alegra saber que se publican o republican cosas interesantes. Y la verdad es que los de esta colección están a un buen precio en amazon.

  3. 5 belakarloff
    8 abril 2010 en 11:51

    A mí es que me da pereza leer en inglés. Y dado el poquísimo tiempo que tengo para leer, prefiero hacerlo de un modo cómodo. Antes los libros me los acababa en unos días, ahora me duran semanas y semanas…

  4. 6 Quatermain
    8 abril 2010 en 12:10

    Amigo Belakarloff: no contestas mis emails (sniff, sniff), así que te pongo aquí mi última pregunta. ¿Prefieres que te mande los artículos a tu correo habitual o al de este blog? Dentro de poco le toca a la antología “Gaslight Grotesque”…

  5. 7 belakarloff
    8 abril 2010 en 12:14

    Si no contesto a tus e-mail cabe la posibilidad, muy segura, de que no he recibido esos e-mails tuyos. Precisamente vengo de ahí y no había nada.

    Mándamelo al correo habitual, mismamente. Aunque si no llegan…

    • 8 Quatermain
      8 abril 2010 en 12:19

      Curioso… Pues te mandé uno cada uno de tus correos. En fin: para curarme en salud, cuando te mande el próximo artículo te aviso con algún mensaje en el blog, que ese seguro que lo lees.

      Saludos.

  6. 9 belakarloff
    8 abril 2010 en 12:28

    El de hispavista en mi trabajo lo tengo vetado, no sé por qué, y sólo puedo consultarlo en casa. Y llevo varios días liado y no lo he podido mirar. Pero al de gmail miro constantemente.

  7. 8 abril 2010 en 17:58

    Ayer conseguí el bendito DVD y por la noche me casqué “El Perruno de los Baskerville”, que no veía desde los 15 años o así. ¡Genial! Me gustó tanto como entonces. Y estupendo el libreto 😉

    Ahora solo pido… ¡¡MÁS!! ¡¡MÁS!!

    Saludos.

  8. 11 belakarloff
    8 abril 2010 en 19:02

    Habrá más. La segunda entrega está en marcha, aunque todavía no está claro si se podrá editar. Si no, les sugeriré otro título para editar.

  9. 12 Birdy Edwards
    9 abril 2010 en 15:13

    ummmm habla habla jejej

  10. 13 doctorwatson65
    9 abril 2010 en 19:14

    Buena reseña… Interesante historia, lástima que no haya editores que saquen esta cosas…

  11. 14 belakarloff
    9 abril 2010 en 19:39

    Birdy Edwards:
    ummmm habla habla jejej

    Sabes que no puedo, leñe…

    😉

  12. 15 Birdy Edwards
    9 abril 2010 en 22:24

    jejjeje pero había que intentarlo. Y por supuesto ya están en mi poder las dos de Rathbone que faltaban jejjjeje

  13. 16 Quatermain
    11 abril 2010 en 13:15

    Amigo Belakarloff: tienes un nuevo artículo en tu correo de gmail. 😉

  14. 17 belakarloff
    12 abril 2010 en 8:28

    Gracias. Visto está.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: