01
Mar
10

Desde el infierno

Título original: From Hell

Directores: Albert Hughes, Allen Hughes

Productores: Jane Hamsher, Don Murphy para 20th Century Fox, Stillking, Underworld Entertainment.

Guión: Terry Hayes, Rafael Yglesias, según el cómic de Alan Moore y Eddie Campbell.

Fotografía: Peter Deming.

Música: Trevor Jones; canción: Marilyn Manson.

Montaje: Georges Bowers, Dan Lebental.

Efectos especiales: Digiscope, Illusion Arts, MagicMove, Millenium FX Ltd.

Intérpretes: Johnny Depp (inspector Frederick George Abberline), Heather Graham (Mary Kelly), Ian Holm (Sir William Gull), Ian Richardson (inspector de policía Sir Charles Warren), Robbie Coltrane (sargento Peter Godley), Lesley Sharp (Catherine Eddowes), Susan Lynch (Liz Stride), Terence Harvey (Ben Kidney), Katrin Cartlidge (Annie Chapman), Estelle Skornik (Ada), Paul Rhys (Dr. Ferral), Nicholas McGaughey (oficial Bolt), Jason Flemyng (John Netley, el cochero), Joanna Page (Annie Crook), Mark Dexter (Albert Sickert/príncipe Eduardo), Danny Midwinter, Samantha Spiro, David Schofield, Bryon Fear, Peter Eyre, Anthony Parker.. 

Nacionalidad y año: Estados Unidos, 2001.

Duración y datos técnicos: 121 min. color 2.35:1. 

Londres, 1888. Varias prostitutas comienzan a ser asesinadas salvajemente por un misterioso individuo con conocimientos anatómicos. El inspector Abberline, de la policía londinense, se hará cargo del asunto…

Difícil lo tenía quien se pusiera con la adaptación cinematográfica del famoso y complejo cómic de Alan Moore. El guión de Terry Hayes y Rafael Yglesias resume mucho, lógicamente, y elimina toda la carga más difícil para una producción cinematográfica comercial, esto es, los componentes cuasi-metafísicos de la obra de Moore; queda, pues, la trama de crímenes del Destripador y la teoría (no novedosa) de las personalidad del criminal. Los cambios perpetrados con respecto al cómic original no son tantos como uno había oído, y se pueden centrar en unos pocos, si bien esenciales: Moore desarrollaba su trama a partir de dos ejes argumentales -y un sinfín de subtramas-: la investigación de Abberline por un lado, las acciones y pensamientos del Destripador por otro, cuya identidad se conoce desde el inicio; en la película se ha querido jugar a un prosaico “adivina quién es el asesino”, por lo cual esa segunda directriz ha sido eliminada por completo -y que aportaba algunos de los momentos más sugestivos de la novela gráfica-; así pues, el resultado se centra en exclusiva en la investigación policial. Por otro lado, dos de los personajes del cómic, ambos históricos, el inspector Abberline y el psíquico/vidente Robert Lees, han sido fusionados en uno solo, Abberline, que sufre visiones: de este modo, se elimina de un plumazo un proceso de investigación basado en la deducción y la inteligencia: Abberline va desentrañando todo a golpes de videncia, sin ejercer apenas labor detectivesca. Excesiva trivialización. Empero, más trivializaciones nos esperan: Abberline, en el cómic de Alan Moore, era un hombre entrado en años, mientras que aquí es encarnado por Johnny Depp; así, la historia de amor entre el detective y Mary Kelly, que en la obra gráfica quedaba platónica (Mary sentirá el respeto del hombre, Abberline disfrutará de la atención de la mujer), aquí deriva en una sencilla y convencional aventura amorosa.

Por lo demás, se percibe a las claras que en la sala de montaje ha quedado de lado gran cantidad de material: de pronto, se comienza a hablar del asesino como “Jack el Destripador”, cuando con anterioridad no se hace mención a las cartas que el criminal envía a la prensa y la policía, exhibiendo su nombre. Inclusive en el primer cuarto de hora las escenas se acumulan de un modo abrupto, sin sensación de continuidad, de un modo aislado y resintiendo al film entero de un ritmo sincopado, poco fluido.

Así pues, el guión de Moore ha sido trivializado, quedando la historia en una película más sobre Jack el Destripador, tan cautivante como casi siempre, pero sin nada que la haga resaltar; con unos planteamientos casi idénticos resultaba mucho más conseguida la aventura de Sherlock Holmes Asesinato por decreto (Murder By Decree, 1979), de Bob Clark.

Si la historia era difícil de lleva a la pantalla, más aún las imágenes. Los hermanos Hughes no han intentado reproducir el estilo monocromo y documentalista de Eddie Campbell; han optado por jugar al contraste: provenientes del campo documental, los hermanos han procurado transcribir, en cuestión de ambientación, el Londres de la época; con todo, lo han adornado de un preciosismo estético por medio de imágenes generadas por ordenador, atardeceres de un rojo abrupto -como la sangre que vierte el Destripador-, que se quedan meramente en el adorno funcional.

El resultado, pues, ha derivado en una trivialización de la obra originaria. Un guión desarrollado a trompicones y una puesta en escena blanda y sin relieve derivan en una ilustración pulcra pero sin fuerza, en una película más de Jack el Destripador grata de ver -dentro de lo que cabe- pero que no deja impresión en el aficionado al tema, una película correcta sin más. Eso sí, solamente por los magistrales actores secundarios británicos -en especial un Ian Holm en estado de gracia- ya vale la pena ver esta correctilla y funcional película.

Carlos Díaz Maroto

 

Anuncios

22 Responses to “Desde el infierno”


  1. 1 Jabez Wilson
    1 marzo 2010 en 10:20

    ¡Exactísima reseña Carlos!

    La película es tal como la cuentas en tu reseña. Correcta y ya está,
    para este resultado era inncesario el libro de Moore y Campbell.

    Además, como bien dices, en “Asesinato por decreto” se contó,incomparablemente mejor esta historia.

  2. 2 Quatermain
    1 marzo 2010 en 10:29

    No podría estar más de acuerdo con esta reseña. El cómic (que fuí consiguiendo pacientemente desde que empezó a publicarlo en su día Kitchen Sink Press) es una Obra Maestra absoluta, que proporciona al lector nuevos matices con cada relectura. La película se deja ver, pero quien haya leído el cómic sabe que muy poco del mismo queda en ella…

  3. 3 belakarloff
    1 marzo 2010 en 11:53

    Iba a meter mi comentarillo habitual después de toda publicación, pero se me ha cascado internet, y al final os habéis adelantado, jeje.

    Hasta el mismo momento de publicar la reseña no he caído en la cuenta que, en esta nueva entrega de TEMAS AFINES, volvía a reincidir en Abberline. Qué casualidad.

    Es evidente que el tema de Jack el Destripador conecta mucho con Holmes. ¿Se os ocurren algunos otros temas que casaran?

  4. 1 marzo 2010 en 12:16

    Totalmente de acuerdo yo también. Es una película entretenida, pero ni la mitad de interesante ni magistral que la fuente original. El film, a pesar de sus guiños al comic, no funciona ni como abreviación/homenaje al mismo, ya que el acercamiento de los directores se limita a coger dos o tres situaciones de la historia y rodar otra vez la misma trama a lo Agatha Christie que se ha rodado mil veces ya sobre Jack El Destripador. Es decir, tomamos una obra revolucionaria sobre este tema y la convertimos en el cliché de siempre. Se deja ver con agrado, pero esta hecha con la única intención de amasar dinero.

    Para haber hecho esto me quedo con la versión de la BBC con Michael Caine -mucho más divertida y emocionante-, o por supuesto con las pelis “holmesianas” sobre el asunto.

    Saludos.

  5. 1 marzo 2010 en 12:21

    En cuanto a poibles temas que casan con Holmes… ¿reales o literarios? Yo mencionaría, en el segundo grupo, a iconos como Drácula, Svengali, Raffles, al Dr. Jekyll y mucha de la literatura policíaca y de terror victoriana. Poe también, evidentemente.

  6. 6 belakarloff
    1 marzo 2010 en 13:20

    Gracias, Wolfville, por tus sugerencias, sobre algunas de las cuales ya había pensado.

    Es que me da miedo hacer perder la esencia del blog yéndome por los cerros de Úbeda.

  7. 7 Jabez Wilson
    1 marzo 2010 en 13:57

    También hay cosas de “steam punk”,
    y no perderás la esencia del blog,
    una de las virtudes de las historias de Holmes es que abarcan todos los aspectios de la sociedad victoriana. Todo cabe.

  8. 8 Harry Dickson
    1 marzo 2010 en 19:40

    Este blog es una delicia. ¡Mis más entusiastas felicitaciones a su alma mater y al resto de colaboradores!

  9. 9 belakarloff
    2 marzo 2010 en 8:36

    Gracias, Harry.

    ¿Qué, te animas a hacerme un artículo sobre ti mismo?

    • 10 Harry Dickson
      2 marzo 2010 en 12:58

      Uy, no, Herr Karloff. Aquí hay gente infinitamente más preparada que un servidor para tal menester… Gracias por el ofrecimiento.

  10. 11 Evil Preacher
    2 marzo 2010 en 9:39

    Como los precedentes comentaristas, subrayo la exactitud del análisis, si bien el juicio final me parece en exceso benevolente ¿cuál es el interés de un whodunit donde nada se investiga ni se deduce? (todo se adivina, ese «mal hábito que destruye la capacidad de razonar»)

    He de poner una nota discordante en lo relativo al tebeo original: pretende profundidad y complejidad y se queda en pretencioso. Quizá necesite más lecturas, como recomienda Quatermain: lo releeré de nuevo, pues, pese la dificultad que añaden esos horrorosos dibujos de Campbell. Me parecen un insulto a la profesión de dibujante.

    También coincido con Wolfville y Jabez Wilson. Justamente me hacía ayer una reflexión similar a la de este; si los atributos de Watson y otros personajes son limitados (bigote, etc.) los de Holmes van mucho más allá de la pipa, el deerstalker, el batín, etc. : todos los otros personajes, todo Londres, toda la sociedad victoriana son atributos del personaje, extensiones del detective, en el centro de esa tela de araña.

    El caso de Jack el Destripador muy particularmente, ya que representa una de esas incoherencias del Canon ¿Cómo es posible de que Holmes se queje de que ya no hay grandes criminales mientras Jack siembra el pánico impunemente en Whitechapel? Las incoherencias son estímulos imparables para el pastiche, lo que ha producido el Asesinato por decreto ya mencionado, pero también la magnífica Estudio de terror, 1965 (y su novelización) incluso Baring-Gould dedica un capítulo a este enfrentamiento, también está el videojuego Sherlock Holmes vs. Jack the Ripper que salió el año pasado. Estos pastiches no agotan la cuestión y sin duda aparecerán nuevos, tampoco me sorprendería que existieran más que yo ignoro ¿alguien conoce algún trabajo que recopile sus encuentros?

    • 2 marzo 2010 en 16:52

      Yo estoy en ello; llevo un par de años (hablo de Holmes-Ripper). Hay cientos de encuentros y teorías. He perdido la cuenta de las que salen en el Baker Street Journal, sin ir más lejos. Lo más antiguo es una obrita de teatro de 1893… A ver si alguna vez completo el trabajo, que iría para libro (que no para blog), porque es un auténtico disparate… Los sospechosos del Canon son muchos (Watson, el mismo Holmes, Moriarty, el hermano de Watson), e incluso Mrs. Turner (una sosias de Mrs. Hudson) es una posbile víctima potencial (Martha Tabram también era conocida como Martha Turner). Michael Harrison hablaba de “Bert Stevens”, un terrible asesinado que aparece mencionado en el Canon…
      Y todo esto sin contar con el pastiche alemán del psedudo-Sherlock Holmes, que luego se convertiría en Harry Dickson… como para perderse.
      Se considera que los pastiches de Holmes-Ripper son un subgénero, y cierta extensión de la nomenclatura creada por Jay Finley Christ le atribuye las explícitas siglas de JACK (como STUD, SIGN, SCAN, etc).
      Recomiendo el megapastiche “A night in the lonesom October” de Roger Zelazny, protagonizado por Jack y relatado por… su perro. Én él aparecen Drácula, Jekyll (y compañía), Frankenstein, un hombre lobo llamado Talbot… y un Gran Detective que, a la sazón, también es un hombre lobo.
      EL DISPARATE, amigos.
      Un abrazo, y releed From Hell (y destruid cualquier copia que encontréis de esa basura infecta que es la película),
      Alberto López Aroca

  11. 13 belakarloff
    2 marzo 2010 en 11:44

    Yo estaba preparando un artículo precisamente sobre Holmes y el Destripador, pero como tantas otras cosas lo dejé congelado. A ver si lo recupero.

    Respecto a lo de Conan Doyle, que nunca enfrentó a Sherlock contra Jack, sospecho que en la época se consideraba quizás de mal gusto tocar literariamente unos sucesos reales sangrientos y cruentos, y decidió no hacer uso de ello.

    ¿Otras teorías?

    • 2 marzo 2010 en 16:55

      Tu teoría es cristalina, Carlos. Es como si Montalbán hubiera metido a Carvalho a investigar el caso de las Niñas de Alcácer… (aunque sí que lo metió con Luis Roldán y otras tontunas reales como la vida misma).

      Lo curioso es que Doyle sí que se basó en algunos casos reales para “dramatizar” las historias de Holmes… Por ejemplo, “Estudio en Escarlata” está basado en cierta oscura referencia, y hay muchas más… Os recomiendo la biografía sherlockiana de H.R.F. Keating, un escritor de novela detectivesca.
      Y no, no está en castellano. Para qué la van a editar, no vaya a ser que la compre alguien o algo…

  12. 15 Juan M. Escribano
    2 marzo 2010 en 17:44

    La “adaptación” de “From Hell” me supuso en su día un buen berrinche. Todo lo dicho aquí es cierto, pero es que ni directores ni productor escondieron su objetivo, tal como se puede comprobar en los extras del DVD: hacer la película “definitiva” sobre Jack el Destripador.

    Tomaron el título como excusa y algunos encuadres a partir de viñetas del tebeo, pero nada más: el tebeo original era demasiado “Jack el Destripador: Retrato de un asesino en serie”. Ese planteamiento, que es la verdadera originalidad de la obra de Moore y Campbell, les afeaba un proyecto que había pasado incluso por Disney, y decidieron tomar casi a partes iguales un poquito de “Asesinato por decreto” y otro tanto de la miniserie de 1988 de Michael Caine. A destacar quizás que (¿por primera vez?) se mencionara a las víctimas por su nombre; en todas las anteriores adaptaciones que recuerdo pasaban por ser cabareteras. Podéis jugar a las semejanzas y compararla con con las referencias que he dado: algunas son de juzgado de guardia (o directamente un plagio). Las disquisiciones metafísicas de Moore se quedaron directamente en el cajón, lo que podía haber sido también interesante.

    Aun así, obviando su origen como “adaptación”, funciona como una película decente del Destripador. No sabía lo que faltaba por ver con “La Liga de los Caballeros Extraordinarios”. Iluso.

  13. 16 belakarloff
    2 marzo 2010 en 19:32

    Sí, y el perro de Baskerville se basa en una leyenda real, pero nunca nada directo y concreto.

    Por cierto, para los que seais morbosillos, os informo que el señor Jabez Wilson aparece en el INTERVIU de esta semana con TODO AL AIRE…

  14. 17 doctorwatson65
    2 marzo 2010 en 21:15

    Buena crítica… aunque considero la peli muy flojita… El cómic merecía una adaptación muejor…

    “belakarloff
    Por cierto, para los que seais morbosillos, os informo que el señor Jabez Wilson aparece en el INTERVIU de esta semana con TODO AL AIRE…”

    Si que calladito lo tenía. Tuve que descubrirlo por otro lado… 🙂

  15. 18 belakarloff
    3 marzo 2010 en 8:58

    Juan M. Escribano:
    La “adaptación” de “From Hell” me supuso en su día un buen berrinche.

    Hola, Juan, y bienvenido. Muy interesantes tus comentarios, pese al berrinche que pasaste.

    En todo caso, he de referirte que no es “From Hell” la primera vez que en cine “quizás que (¿por primera vez?) se mencionara a las víctimas por su nombre”… Ya en “Asesinato por decreto” así se hacía, como en la mini-serie de Michael Caine, así como en la película de Jesús Franco, y hay unas cuantas producciones de los 80 que también son recreaciones aceptablemente fieles de los sucesos.

  16. 19 Evil Preacher
    5 marzo 2010 en 10:19

    Estoy deseando leer esos artículos (o el libro) que anunciais sobre la relación entre Holmes y Jack el destripador. Estaba claro de que debía haber mucho por ahí, pero ignoro casi todo. Un caso similar, que tengo también absolutamente inexplorado, es el de sus encuentros con Dracula.

  17. 20 belakarloff
    5 marzo 2010 en 11:28

    Era UN artículo que yo estaba preparando para este blog sobre Holmes y Jack. Aunque ya que mencionas a Drácula, buena idea para otro artículo…

  18. 21 Evil Preacher
    5 marzo 2010 en 13:32

    Sí, lo había entendido, me refería a tu artículo y también al libro que prepara Alberto 🙂

  19. 22 belakarloff
    5 marzo 2010 en 14:11

    Uf, no había cogido lo de Alberto… Ansioso quedo, pues…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: