24
Nov
09

Repercusión social de Sherlock Holmes

Alfredo Lara López explica sobre Holmes que “en aquellos años, los escritores como Doyle, y en menor medida los militares, influían sobremanera en la gente. Eran los equivalentes a las estrellas de Hollywood de hoy en día. Al no existir la televisión, ni la radio, todo el mundo leía sus historias y conversaba sobre ellas. Doyle triunfó como escritor cuando el detective se publicó regularmente en The Strand Magazine, ya que antes las historias de Holmes no habían llamado mucho la atención. Pero la gente al leerlo regularmente se dio cuenta de que era algo novedoso, y que traía un mundo completamente nuevo con él.”

Sherlock Holmes fue tan popular que literalmente le cambió el rostro a Londres. El espíritu de Holmes vive en el Londres de hoy, la estación de Baker Street, parte de ella construida durante la época victoriana, aún le rinde homenaje, decorándola con ilustraciones de uno de sus famosos viajeros. Holmes, tan inglés como internacional, es admirado por todo el mundo, y desde América hasta Asia el cariño por el personaje se puede ver en la enorme cantidad de sociedades fundadas. Alemanes, griegos, estadounidenses, incluso lo japoneses están entre sus grandes seguidores. Las sagaces conjeturas de los entusiastas aficionados del más grande de los detectives consideran el 6 de enero como el nacimiento ficticio de Sherlock Holmes.

A finales del siglo XIX el centro del Imperio Británico era Londres, el lugar más civilizado del mundo de esa era. Ya se utilizaba el telégrafo, inventado en 1836, se hacían varias entregas al día de telegramas, los líneas de la locomotora a vapor de 1814 se extendía continuamente, todos los inventos modernos surgían en esas décadas y Holmes ya los utilizaba, el fonógrafo, el motor del automóvil, la fotografía, el cinematógrafo… Londres disponía de un excelente suministro de alumbrado de gas antes de que los demás países empezasen años después ya con el sistema de tendido eléctrico. Londres fue la primera ciudad en disponer del moderno sistema de desagüe de cloacas. Aparecían las primeras maquinas de escribir, las técnicas quirúrgicas se sofisticaban, Louis Pasteur hacía grandes avances en el campo de las vacunas. En 1888 Holmes utilizó el teléfono, una novedad creada en 1876.

Sherlock Holmes también probó las drogas de aquella época, la cocaína y la morfina en una solución al siete por ciento. Todavía no se sabía que la adicción podía ser perjudicial y se la comprendía como esclarecedora para la mente. Como eran legales, muchas personalidades las consumían con regularidad, como el poeta Samuel T. Coleridge o la propia reina Victoria. Holmes se la inyectaba por vía intravenosa, así es como sus antebrazos se describen en los relatos con innumerables marcas de aguja. Sherlock Holmes únicamente las tomaba ante períodos muy largos de estancamiento entre caso y caso. El detective necesitaba resolver un enigma constantemente para no recurrir a los estímulos artificiales.

La reina Victoria

La vanidad y la arrogancia eran consecuentes de las costumbres inglesas. Mientras su exploradores seguían internándose en lo desconocido, un tercio del planeta ya pertenecía al Imperio Británico, y los mares eran dominados por ellos desde hacía más de un siglo gracias al almirante Nelson, entre otros. La velocidad de los viajes y de las comunicaciones mantenían a los ingleses a la vanguardia de las novedades que surgían. Sherlock Holmes, como detective y como hombre, fue producto de esta Inglaterra victoriana. Su reputación internacional era tal que en varias ocasiones no sólo trabajó para el gobierno británico (hay cierto ‘ilustre cliente’ que se creía era el rey Eduardo VII), sino también para las casas reales de Bohemia, de los Países Bajos y para Francia, que le concedió la Legión de Honor.

A diferencia de la policía norteamericana, los oficiales británicos cumplían su oficio desprovistos de armas. Y a pesar de que Sherlock Holmes trabajaba con ellos, desconfiaba de sus habilidades. En Chicago (Estados Unidos) fue fundada la Pinkerton’s National Detective Agency (Agencia Nacional de Detectives ‘Adam’ Pinkerton) en 1852, siendo su eficacia reconocida internacionalmente. Diez años después, Scotland Yard contaba para todo Londres, con sus tres millones de habitantes, con quince detectives únicamente.

La enorme cantidad de población concentrada en Londres era algo demasiado nuevo aún, y muy difícil de controlar. La diferencia entre la clase alta y baja era muy clara. Los indigentes iban a la capital desde las zonas rurales arrastrados irresistiblemente por las oportunidades que ofrecía Londres. Es así como las calles, los callejones y los albergues estaban repletos de mendigos. Una de las labores de los agentes de policía era evitar que tal presencia llegara a la alta sociedad. Los policías creían que las clases desposeídas eran las únicas que cometían delitos, tal como demuestran las crónicas policiales de los periódicos basadas en actitudes sociales completamente racistas. Lo interesante de Conan Doyle a través de Holmes es que demuestra que el crimen no es un asunto patológico, sino el resultado de un ambiente, el resultado de la personalidad individual, y supera la idea clásica victoriana de que el crimen es meramente producto de las clases pobres y de la gente de la calle. Holmes prueba que los grandes criminales pueden existir tanto en los barrios bajos y los callejones como en las mansiones y castillos de los más nobles. Con esa actitud Doyle se adelantó mucho a su época, y demostró que su mentalidad era más abierta que cualquier otro escritor o detective contemporáneo.

A pesar de los titulares sensacionalistas de hoy, las crónicas policiales han cambiado muy poco desde los tiempos de Holmes. Entonces la prostitución y su influencia corruptora eran muy generalizadas en Londres. La explotación infantil era muy común, y hasta el propio Holmes utilizaba las destrezas de unos niños de la calle conocidos como ‘los irregulares de Baker Street’.

Grabado de Dorothy Tennant 

El hábito de la clase alta inglesa de enviar a sus hijos a escuelas lejanas puede explicar el carácter solitario inglés. Como es del conocimiento general, los efectos de la niñez en la vida adulta fueron estudiados por Sigmund Freud (1856-1939), padre del psicoanálisis. Los aficionados creen que Doyle llegó a conclusiones similares al mismo tiempo de manera independiente. De los sesenta relatos de Holmes, al menos veintitrés de ellos contienen una figura paternal terrible que niega la figura del hijo. La idea de que el hijo llega a celar del padre, e incluso a odiarlo, es una de las teorías básicas del complejo de Edipo desarrollado por Freud.

Incluso para la mentalidad del londinense corriente las deducciones de Holmes eran formidables, pues estaban vinculadas a la ciencia. El detective, además de anteponer su propio sentido de la justicia antes que las leyes humanas, sujeta a tantos errores, tenía un sistema de análisis basado en la nueva disciplina de la medicina forense, que hasta para el lector medio más erudito era algo muy novedoso. Holmes comprendía que los primeros minutos de investigación son los más cruciales. Solía subir y bajar la acera alejado del lugar donde se cometió el asesinato buscando pistas ajenas y recreando mentalmente las circunstancias. Contaminaba lo menos posible la escena del crimen, buscaba en los sitios donde las pistas debían encontrarse junto con la clase de datos que eran, procuraba seguir una pista recién cuando obtenía la mejor prueba posible y tenía el axioma de que ‘Es un error capital lanzar teorías antes de tener datos’.

Sigmund Freud 

Respecto al origen de la inteligencia, el mismo Holmes estaba interesado en los motivos subyacentes de su propia habilidad. En Estudio en escarlata Holmes lo atribuye a un esfuerzo de trabajo y estudio, mientras que en “El intérprete griego” lo atribuye a la herencia, basado en que su hermano Mycroft lo poseía en un grado mayor que él. Doyle se adelantó a la investigación actual del origen de la inteligencia al analizar tanto los roles del conocimiento heredado como del adquirido.

Luis Emilio Reñé

Anuncios

6 Responses to “Repercusión social de Sherlock Holmes”


  1. 1 belakarloff
    24 noviembre 2009 en 10:06

    Un nuevo artículo interesantísimo de nuestro amigo Luis. Espero que sea de vuestro interés.

  2. 24 noviembre 2009 en 10:14

    Más que interesante, diría yo. Un brillante análisis de una época y un país, con la sombra evidente de nuestro amigo Holmes. Un artículo magnífico.

  3. 3 Quatermain
    24 noviembre 2009 en 12:02

    Un excelente artículo, sí señor.

  4. 4 Jabez Wilson
    24 noviembre 2009 en 12:14

    En las inmortales palabras de Hdez y Fdez:
    “yo aún diría más, un excelente artículo”

  5. 5 doctorwatson65
    24 noviembre 2009 en 22:13

    Interesante artículo…

  6. 6 Patty
    27 julio 2010 en 21:55

    excelente, me encanto, un enfoque claro y objetivo, era justo lo que necesitaba para entender todo lo que represento y representa sherlock holmes! deveras fabuloso sin adaptaciones ni interpretaciones, excelente analisis!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: