04
Nov
09

Sherlock Holmes: el personaje

 “Probablemente era la más perfecta máquina de razonar

y de observar que el mundo ha conocido,

pero como amante no habría sabido manejarse”

Dr. Watson: “Un escándalo en Bohemia”.

Lo que más atrae del genio creado por Sir Arthur Conan Doyle es el propio Sherlock Holmes, quizás porque él mismo es un enigma que sus lectores deben descifrar; irónicamente fue más interesante y misterioso que los casos con los que se enfrentó. Una atenta lectura de sus historias y la búsqueda de sitios o acontecimientos es trabajo de investigación para miles de aficionados del detective en todo el mundo.

El investigador tiene una personalidad muy rica y variada. Es extravagante, extrovertido, irónico, egocéntrico, ingenioso, petulante, cumpliendo claramente con el clásico prototipo victoriano. Inmune a los sentimientos corrientes y siempre rehuyendo el trato humano, tiene como único amigo al doctor Watson, a quien, más que por mantener amistad, lo tiene a su lado por tratarse de una de sus viejas costumbres, como la lupa o sus tubos de ensayos químicos. Aunque su método analítico es meticuloso no lo son sus hábitos personales: Holmes es muy desaseado, guarda el tabaco de su pipa en una zapatilla, su correspondencia pendiente la atraviesa una navaja, practica el tiro de revólver dentro de su casa adornando la pared con agujeros de balas, hace experimentos científicos raros y malolientes, se desahoga tocando el violín a horas intempestivas y vive envuelto en un ambiente de violencia y peligro.

Holmes presume con orgullo de ignorar cosas tan básicas como que la Tierra gira alrededor del Sol, pues para él lo importante no es acumular los conocimientos, sino hacer buen uso de los que se poseen, dándole primordial importancia a aquellos que le puedan ser útiles en su profesión.

Además de insociable tiene buenas habilidades científicas, es un artista del disfraz, experto boxeador y esgrimista, conocedor de la lucha japonesa, es políglota (habla seis lenguas, entre ellas francés y alemán), consume cocaína para combatir el estancamiento mental por la falta de casos y ejerce de agente de la ley, salvo cuando la quebranta descaradamente. El detective no se interesa tanto por la captura de los culpables o de que se cumplan las leyes, sino que su verdadera motivación es resolver los casos que se le presentan como una especie de reto intelectual.

Junto a su compleja personalidad se diferencia de los demás detectives por el uso de la lógica más rigurosa y del razonamiento deductivo como método de trabajo, basado en el estudio y la observación.

Holmes es el primer detective privado, aunque como ese término todavía no se usaba en la época de Doyle, éste acuñó el término de ‘detective consultor’ (consulting detective). Porque cuando Doyle lo creó lo hizo a partir de la ciencia médica, y consideró que si un médico pasa consulta, un detective también podría hacerlo. También son notables las muchas similitudes entre la investigación de Holmes y la del científico forense actual; particularmente por la importancia que el detective dio a la observación al comienzo de la investigación. La experiencia afectaba mucho a sus deducciones, y ésta es un atributo importante del científico forense. Holmes investigó más de mil casos, y ése es el número de casos que uno esperaría de un científico forense con experiencia en la actualidad. Sherlock Holmes anticipó muchas otras ideas de la investigación criminal, además del estudio pormenorizado de la escena del crimen, como el uso de la balística, desconocida en 1909 y usada por él seis años antes, y se adelantó en el uso de las huellas dactilares, pues Conan Doyle fue miembro desde 1904 del Club de Crímenes, famoso por ser pionero del análisis dactilar.

El doctor Watson es el biógrafo de Holmes, con quien paga a medias el alquiler de las habitaciones en el 221b de Baker Street en Londres a finales del siglo XIX. El nacimiento del detective se sitúa entre 1852 y 1858, aunque la fecha más repetida y fiable parece situarse el seis de enero de 1854.

Mycroft, visto por Sidney Paget 

Nada se sabe de los padres de Holmes, y el hecho de que tenga un hermano hace pensar que no era huérfano. Su hermano, Mycroft Holmes, es siete años mayor que él. Siendo mucho más voluminoso e insociable, trabaja en un alto cargo para el gobierno británico.

 El primer caso del detective se da mientras todavía iba a la universidad, como aparece relatado en “La Gloria Scott”, aunque no se sabe concretamente a qué universidad fue, si bien se cree que era Oxford o Cambridge.

 

Conoce a Watson aproximadamente en 1881, en el Hospital Saint Bartholomew, cuando este último llegaba de la guerra en Afganistán y buscaba a alguien con quien compartir habitaciones debido a los altos precios de alquiler en el Londres de la época. Estos hechos aparecen narrados en Estudio en escarlata.

Entre los personajes de mayor importancia en la carrera de Holmes asoman los inspectores de Scotland Yard (en especial el inspector Lestrade), que eran los oficiales encargados de los casos que Holmes muchas veces investigaba o porque ellos mismos iban a su consulta para pedirle consejos. También es de importancia Irene Adler, la única persona que una vez logró vencer al detective, quien en opinión del doctor Watson era “la única mujer” para él. Y, por supuesto, el profesor Moriarty, enemigo acérrimo de Holmes, que aparece, y muere, en el relato “El problema final”; Moriarty fue el primer personaje en la literatura que cumple el papel de enemigo del héroe, representando todo lo contrario del protagonista, como también fue el primer jefe de una poderosa organización criminal en la ficción.

 

Sherlock Holmes se retiraría a Sussex para la cría de abejas, después de veintitrés años de carrera profesional, diecisiete de los cuales fueron en colaboración con Watson. Durante su retiro, la inminencia de la Primera Guerra Mundial le obligó a poner sus capacidades a disposición de su gobierno, como consta en el relato “Su último saludo”. Nada más se sabe sobre el personaje, y algunos estudiosos consideran que la muerte de Holmes se produjo el 6 de enero de 1957, teniendo el detective 103 años de edad. Otros prefieren no concretar fechas, en cuanto al motivo, Doyle tenía experiencia en el tema y prefirió no dar detalles de su muerte, por lo que todavía sigue siendo un misterio y material de debate para los estudiosos.

 Luis Emilio Reñé

Nota: Una “biografía” del personaje fue escrita por William S. Baring-Gould con Sherlock Holmes of Baker Street (1962). Muchos estudiosos consideran la obra como la “biografía canónica” por excelencia, si bien otros no están de acuerdo con las especulaciones del autor. Existe edición española: Sherlock Holmes de Baker Street; Madrid: Valdemar, 1999. Colección El Club Diógenes, nº 124.

Anuncios

7 Responses to “Sherlock Holmes: el personaje”


  1. 1 belakarloff
    4 noviembre 2009 en 10:07

    Aquí tenéis un muy interesante artículo centrado en Sherlock Holmes como creación.

  2. 2 Quatermain
    4 noviembre 2009 en 16:00

    Muy buena presentación del personaje, sí señor. En cuanto a la biografía de Baring-Gould, siempre me ha parecido una herramienta útil para situar cronológicamente los casos y vivencias de Holmes, pero no deja de ser mera especulación. Una pena que Doyle no se preocupase por haber realizado una semblanza biográfica de su personaje (tal vez si lo hubiese odiado menos…).

  3. 3 belakarloff
    4 noviembre 2009 en 21:28

    Creo que tu frase final deja a las claras el motivo por el cual no se preocupase de crear una continuidad lógica al personaje, y las contradicciones que a veces se manifiestan. Así pues, sin que el Sumo Hacedor se haya pronunciado, hay que prestar dogma de fe a sus discípulas.

  4. 4 Luis
    7 noviembre 2009 en 15:09

    No tengo nada personal en contra de Baring-Gould. De hecho, culparía a Valdemar de traducir únicamente ese libro, por lo que su importancia en España resulta mucho mayor.

    Pero si nos fijamos en que, al padre de Holmes lo llama Siger únicamente porque Holmes usase la identidad de Sigerson en una historia. Que llama Violet a su madre, porque atiende a más clientes con ese nombre. Que le inventa un hermano mayor llamado Sherrinford por ser como Doyle había pensado llamar al detective… no tengo otra cosa que tirarme de los pelos.

    ¡¡Si dice que Holmes se llama en realidad William… como casualmente se llama Baring-Gould!!

    Además, al modificar la cronología como a él mejor le parecía, hace pensar que Doyle cometió más errores de los que fueron en realidad (de hecho, los pocos errores reales de Doyle, demuestran lo cerca que su obra ha estado de la perfección).

  5. 5 Luis
    7 noviembre 2009 en 15:24

    Mucho material repite la obra de Doyle (Estudio en Escarlata, El Signo de los Cuatro), pero modificando algunas frases, por lo que llega a cambiar su significado original (está tan bien camuflado, que puede pasar desapercibido, ver sino la página 333 y compararla con los planos Bruce-Partington).

    Eso por no pensar en esos capítulos de ciencia ficción, donde Jack el destripador es el inspector Athelney Jones, donde Holmes habla con los yetis, o mata al pterodactilo que se le escapó a Challenger en “El Mundo Perdido”.. pura fantasía…

    En definitiva, lo peor es su influencia: páginas de Internet que incluyen esta falsa biografía, las nuevas ediciones publicadas (“Todo Sherlock Holmes” o “Los Imprescindibles de Sherlock Holmes”) quer altera el orden de los relatos, no de la manera en que Watson los publicó (y quien empiece por primera vez con “El Gloria Scott” se perderá con tantos narradores…)

    Por no olvidar que en los DVD holmesianos del genial Jeremy Brett, aparece esta misma horrible biografía del personaje…

    Mejor no quiero pensar en ello…

  6. 6 belakarloff
    9 noviembre 2009 en 15:17

    ¿Qué te parecería hacer un artículo sobre esos fallos que ves a la “biografía” de Baring-Gould?

  7. 7 Luis
    10 noviembre 2009 en 23:26

    Pues me encantaría… quizás en las vacaciones de diciembre me ponga manos a ello.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: